Guerra en Ucrania: el derecho internacional humanitario parece ser dejado de lado, denuncia Michelle Bachelet

“Durante estas ocho semanas, el derecho internacional humanitario no solo ha sido ignorado, sino que parece haber sido dejado de lado”, dijo la Sra. Bachelet.

Las fuerzas armadas rusas han arrojado y apedreado indiscriminadamente zonas pobladas, matando a civiles y destruyendo hospitales, escuelas y otras infraestructuras civiles, acciones que pueden constituir crímenes de guerra.

“Lo que vimos en Kramatorsk, controlada por el gobierno, el 8 de abril, cuando las municiones en racimo impactaron en la estación de tren, matando a 60 civiles e hiriendo a otros 111, es un símbolo del incumplimiento del principio de no discriminación, la prohibición de los ataques indiscriminados y la principio de precaución. establecido en el derecho internacional humanitario”, dijo la Sra. Bachelet.

La Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ucrania (HRMMU, por sus siglas en inglés) ha documentado lo que parece ser un uso indiscriminado de armas, que causa víctimas civiles y daños a la propiedad civil, por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania en el este del país.

Del 24 de febrero al 20 de abril, HRMMU documentó y verificó 5264 bajas civiles: 2345 muertos y 2919 heridos. De este total, el 92,3% (2.266 muertos y 2.593 heridos) se registró en territorio controlado por el gobierno. Alrededor del 7,7% de las bajas (79 muertos y 326 heridos) se registraron en las regiones de Donetsk y Luhansk controladas por las fuerzas armadas rusas y grupos armados afiliados.

“Sabemos que las cifras reales serán mucho mayores a medida que se revelen los horrores infligidos en áreas de conflicto intenso, como Mariupol”, dijo el jefe de derechos humanos de la ONU.

Detención de civiles, ejecuciones sumarias y violaciones sexuales

“La magnitud de las ejecuciones sumarias de civiles en áreas anteriormente ocupadas por las fuerzas rusas también es evidente. Preservación de pruebas y trato digno de los restos, así como asistencia psicológica y de otro tipo a las víctimas y sus familiares”, agregó la Sra. Bachelet.

Los líderes militares deben explicar a sus oponentes que cualquier persona que se descubra involucrada en tales abusos será procesada y responsabilizará.
-Michelle Bachelet

Durante una misión en Bucha el 9 de abril, funcionarios de derechos humanos de la ONU documentaron el homicidio ilegítimo, incluida la ejecución sumaria, de unos 50 civiles.

“Casi todos los residentes de Bucha con los que hablaron nuestros colegas nos contaron sobre la muerte de un familiar, vecino o incluso un extraño. Sabemos que queda mucho por hacer para arrojar luz sobre lo que sucedió allí y también sabemos que Bucha no es un incidente aislado”, dijo el Alto Comisionado.

HRMMU recibió más de 300 denuncias de asesinatos de civiles en ciudades de las regiones de Kyiiv, Chernihiv, Kharkiv y Sumy, todas bajo el control de las fuerzas armadas rusas, a fines de febrero y principios de marzo.

El homicidio deliberado de personas protegidas, incluidas las ejecuciones sumarias, constituye amplias violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y graves violaciones del derecho internacional humanitario, y equivale a crímenes de guerra.

Cada vez surgen más denuncias de violencia sexual contra mujeres, hombres, niñas y niños por parte de miembros de las fuerzas armadas rusas en Ucrania. HRMMU recibió 75 denuncias, la mayoría de ellas de la región de Kyiv. Él investiga cada acusación, aunque esto sigue siendo un desafío ya que los sobrevivientes pueden no querer o no poder cuestionar.

Al menos 3.000 civiles murieron por falta de acceso a atención médica

HRMMU también documenta las consecuencias devastadoras del conflicto en una variedad de otros derechos humanos, incluido el derecho a la salud.

Hasta el momento, ha registrado 114 ataques a instalaciones médicas, pero es probable que el número real sea mayor. La interrupción de la atención médica también condujo a un aumento en la tasa general de muertes de civiles en algunas ciudades sitiadas.

“Estimamos que al menos 3.000 civiles murieron porque no recibieron tratamiento médico y porque su salud fue severamente puesta a prueba durante el conflicto. En particular, las fuerzas armadas rusas los obligaron a permanecer en sótanos o no les permitieron salir de sus hogares durante días o días. semanas”, dijo Bachelet.

La detención de civiles se ha vuelto habitual en las zonas controladas por las fuerzas armadas rusas y los grupos armados afiliados. Desde el 24 de febrero, HRMMU ha registrado 155 casos de este tipo, incluidos funcionarios locales, periodistas, activistas, defensores de los derechos humanos y otros. Según los informes, a algunos los torturaron o maltrataron, los dejaron sin comida ni agua o los recluyeron en instalaciones temporales superpobladas. Cinco víctimas de desaparición forzada fueron halladas muertas.

HRMMU también recibió información sobre denuncias de detenciones arbitrarias e incomunicadas por parte de las fuerzas ucranianas o personas asociadas con ellas. En algunos casos, las familias desconocen el paradero de sus seres queridos, lo que genera serias preocupaciones sobre las desapariciones forzadas, el debido proceso y el riesgo de tortura y malos tratos.

Es importante dar instrucciones claras a los combatientes.

Sra explicó Bachelet que el trabajo de su Oficina hasta ahora “es detallar una historia terrible de violaciones cometidas contra civiles”.

“Sobre todo, esta guerra sin sentido debe terminar. Pero dado que el conflicto no muestra signos de detenerse, es muy importante que todas las partes del conflicto den instrucciones claras a sus combatientes para que respeten estrictamente el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos”, dijo la Sra. Bachelet.

“Eso significa la diferencia entre asuntos civiles y militares. Significa no atacar o matar intencionalmente a civiles. Significa no cometer violencia sexual. Las personas, incluidos los prisioneros de guerra, no deben ser torturadas. Los civiles, los prisioneros y otros fuera de combate deben ser tratados humanamente”, subrayó.

Sra. mencionada Informes de Bachelet sobre torturas, malos tratos y ejecuciones sumarias cometidas por todas las partes beligerantes.

Numerosos videos publicados por ambas partes, disponibles en línea, representan vívidamente actos de intimidación, interrogatorio, tortura e incluso asesinato de prisioneros de guerra.

llamada Sra. Bachelet a las partes en conflicto “para investigar todas las violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario presuntamente cometidas por sus ciudadanos, sus fuerzas armadas y grupos armados afiliados, de conformidad con sus obligaciones en virtud del derecho internacional”.

“Los comandantes de las fuerzas armadas deben dejar en claro a sus combatientes que cualquier persona que se descubra que está involucrada en tales abusos será procesada y rendirá cuentas”, advirtió Bachelet.

Leave a Reply

Your email address will not be published.