El despliegue de la videovigilancia a debate

En el segundo día del juicio por el ataque de Niza, que mató a 86 personas el 14 de julio de 2016 en la Promenade des Anglais, un tribunal de lo penal especial debatió el martes la conveniencia de publicar imágenes de circuito cerrado de televisión del asesino engendrando una camioneta ram.

Este velatorio, previsto para el viernes, promete ser “insostenible” pero “muy importante” para muchas víctimas, argumentaron la mayoría de los abogados de la parte civil, mientras que los de la defensa lo consideran “no necesario”.

Los cuatro minutos de terror captados por una cámara de vigilancia de Niza se guardaron en una sola copia, bajo sello, para que “no aparezca ninguna imagen fuera del proceso judicial”, y “espero que siga así”, para “evitar engaños o sensacionalismos”. ”, subrayó el presidente del tribunal, Laurent Raviot.

Según él, la decisión de mostrarlos o no en la sala de audiencias de París, así como en las salas de retransmisión de Niza, debe basarse en tres criterios.

“¿Es de interés en cuanto a entender el curso del atentado, es de interés para determinar la posible responsabilidad de los imputados, y es de interés para las partes civiles?”, enumeró, que precisó que no vio estas fotos él mismo.

El presidente no dijo cuándo tomaría una decisión. El visionado del sello está previsto para el viernes, durante la audiencia del agente de la Subdirección Antiterrorista (Sdat) de la Policía Judicial que utilizó estas imágenes con fines de investigación.

Las partes civiles están divididas sobre el tema. “Esto es algo que nos han pedido en muchas ocasiones, por motivos de reconstrucción, reconstrucción de memorias”, pero también para “enfrentar al tribunal, a la acusación, a los acusados ​​con los hechos que vamos a juzgar”, subrayó Virginie Le Roy, abogado de la asociación Promenade des anges y muchas víctimas. “Mis clientes son hostiles (a la difusión de las imágenes) o no tienen opinión”, dijo Gérard Chemla, otro abogado de parte civil.

“Esta pregunta pone el dedo en la dicotomía entre lo que se exige a las partes civiles y el debate de la demostración de la verdad y la apreciación de la responsabilidad de los acusados”, argumentó Adelaïde Jacquin en representación de los abogados defensores.

Ninguno de los imputados fue sobreseído por la “complejidad” del atentado, “consideramos que ver estos videos no es necesario para la apreciación de (su) responsabilidad”, agregó el abogado.

El martes por la mañana, la audiencia comenzó con la citación de testigos y peritos llamados a declarar durante el juicio.

Entre ellos, el expresidente François Hollande y su entonces ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, deben ser oídos el 10 de octubre. El mismo día se espera que François Molins, fiscal general del Tribunal de Casación, durante los hechos el fiscal de París, entonces en encargado de las investigaciones de los ataques terroristas.

El alcalde de Niza Christian Estrosi así como el que ocupaba estas funciones durante los hechos, Philippe Pradal, serán oídos el 20 de octubre.

– “El tiempo necesario” –

También se dedicarán cinco semanas al testimonio de las partes civiles. 1.940 personas se unieron como partes civiles a media tarde del martes (en comparación con 865 antes de que comenzara el juicio), con unas 300 dispuestas a testificar.

Debido al calendario limitado del juicio, que finaliza el 16 de diciembre, “el tribunal pretende dar prioridad a los familiares de los muertos y personas que hayan resultado heridas físicamente”, advirtió el Sr. Raviot.

Dirigiéndose a los imputados, el presidente reconoció que la primera parte del juicio “les deja poco”, pero aseguró que “el tribunal se tomará el tiempo necesario para examinar su personalidad, las acusaciones en su contra y sus elementos de defensa”.

A primera hora de la tarde comenzó la lectura del sumario de los hechos y de la investigación, ejercicio previsto para unas dos o tres horas.

Los siete imputados presentes tomarán la palabra al final de la jornada para una “declaración preliminar”.

Tres acusados ​​están en el palco, Ramzi Arefa, Chokri Chafroud (en prisión preventiva) y Artan Henaj (condenado en otro caso). Cuatro, Maksim Celaj, Endri Elezi, Mohamed Ghraieb y Enkeledja Zace, aparecen libres bajo supervisión judicial.

El octavo, Brahim Tritrou, que está preso en Túnez, será “juzgado en rebeldía”.

El agresor, Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, un tunecino de 31 años que murió a manos de la policía la noche del ataque, fue el principal ausente del juicio.

Este inestable repartidor, conocido por actos de violencia, especialmente contra su esposa, “era parte de una estrategia ideológica de inspiración yihadista varios meses antes del atentado, según la fiscalía.

La investigación no determinó si se benefició de los cómplices.

Tres acusados ​​(Ramzi Arefa, Chokri Chafroud y Mohamed Ghraieb) fueron procesados ​​por asociación con terroristas. Otros cinco acusados ​​están siendo procesados ​​por delitos de derecho común: asociación delictiva y delitos relacionados con armas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.