Para el Mundial 2030, Uruguay sueña con celebrar el centenario con tres de sus vecinos – Liberación

Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay presentan este martes una candidatura conjunta para albergar la Copa del Mundo de 2030 que marcará el centenario de la primera Copa del Mundo de fútbol.

El mundo del deporte adora los guiños históricos y las grandes historias. Es un poco de todo lo que Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay tienen para ofrecer este martes. Reunidos en Montevideo en el mítico estadio Centenario, los ministros del deporte y presidentes de las federaciones nacionales de fútbol de cada país presentan su principal proyecto para 2030: la organización de un Mundial común en el continente sudamericano, a cien años del primer gran fútbol Misa tuvo lugar en Uruguay.

Este proyecto para celebrar el centenario de la Copa del Mundo, Montevideo lo viene pensando desde hace tiempo. En 2005, en una reunión con el mandatario de la FIFA por el 75 aniversario del evento, el entonces presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, mencionó la idea. Su país habría organizado el evento solo, pero ante la falta de infraestructura suficiente para albergar 48 equipos y 80 partidos en un mes, fue necesario tocar las puertas de sus vecinos de Sudamérica. Más de quince años después del inicio del proyecto, muchas negociaciones, retiros y giros, Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay lanzan por fin este martes su candidatura conjunta para albergar “Copa del Mundo del Centenario”a “volver a la leyenda”dijo el ministro de Deportes de Uruguay, Sebastien Bauza.

Sólo trece equipos en 1930

Este Mundial, si está bien organizado por estos cuatro países, arriesga, afortunadamente, poco que ver con la edición celebrada hace un siglo, una época en la que el balón redondo distaba mucho de la máquina de dinero que ha sido. En primer lugar, en 1930, los países miembros de la FIFA no tenían que pasar por interminables etapas de clasificación para competir en la Copa del Mundo: todos estaban invitados a participar. Pero finalmente solo 13 equipos aceptaron ir a Uruguay, incluidos solo cuatro países que no pertenecen al continente americano: Francia, Bélgica, Yugoslavia y Rumania. Razones aducidas: el costo de enviar una delegación al otro lado del mundo en medio de la crisis económica asociada con la caída de la bolsa de valores de 1929, y la duración del viaje, en ese momento dos semanas en barco para cruzar el Atlántico. .

La organización estaba inestable y el estadio Centenario -llamado así por el centenario de la constitución uruguaya de 1830- aún no estaba terminado para el inicio de la competencia. Pero el evento fue un éxito de público a pesar del bajísimo nivel sobre el terreno de juego, como lo demuestran los aproximadamente 68.000 espectadores según la FIFA (otras fuentes hablan de más de 90.000 personas) que asistieron a la final entre Uruguay y Argentina. 30 de julio de 1930 en Montevideo.

Un feriado tras la victoria de Uruguay

A pocas horas del encuentro, el ambiente era especialmente tenso en las calles de la capital. Miles de personas fueron trasladadas a las puertas del estadio Centenario que finalmente fue concluido. Se dice además que el árbitro belga designado para arbitrar el partido acordó oficiar solo unas horas antes del saque inicial, pidiendo garantías para su seguridad personal y que un barco estaría listo para partir al final del partido en caso de Desbordamiento. La Celeste ganó frente a su público local 4-2, en un césped que parecía un campo de papas. En el proceso, el gobierno decretó día festivo, muestra de la importancia de esta coronación a escala nacional.

Ver el regreso del evento futbolístico más grande del mundo a la tierra que lo vio nacer, después de cien años, sería un maravilloso golpe de suerte. Sobre todo porque el proyecto sudamericano prevé que la final se realice nuevamente en el estadio Centenario. También será el primero en ver la Copa del Mundo organizada conjuntamente por cuatro países, luego de la edición tripartita de 2026 (México, Canadá, Estados Unidos). Pero si creemos que la idea complacerá a los aficionados al fútbol, ​​el partido está lejos de ser una conclusión inevitable. España y Portugal ya han anunciado su candidatura conjunta para ambas ediciones. Según los informes, también se están llevando a cabo conversaciones para una oferta israelí con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. La decisión de la FIFA se espera para noviembre de 2024. Hasta entonces, depende de todos convencer de los méritos de su proyecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.