La reserva marina de Cerbère Banyuls, un modelo mediterráneo

El gobierno tiene un objetivo: proteger el 30% de las áreas marítimas francesas. Pero actualmente, solo el 1% del Mar Mediterráneo está bajo protección. La reserva marina de Cerbère Banyuls actúa como modelo porque allí ha vuelto la biodiversidad. La reserva tiene un efecto muy positivo, por lo que algunos quieren ampliarla. Pero no es tan simple.

Los efectos positivos de la reserva

Calas de agua turquesa, una costa muy abrupta, el entorno es idílico. La reserva marina se extiende a lo largo de 7 kilómetros desde Cerbère hasta Banyuls. aquí,”seguimos a la especie y en especial a una que casi ha desaparecido de nuestras costas, el mero oscuro“, explica Frédéric Cadène, el administrador de la reserva marina. “Solo quedaban unas cincuenta personas en la década de 1980. Hoy, tenemos 628”.

Esta reserva existe desde hace más de cuarenta años, es eficaz, pero es un papel picado en el Mediterráneo. El departamento quiere duplicar su superficie, llegar a 13 kilómetros cuadrados, casi 2000 canchas de fútbol. Se necesita protección para salvar este paraíso en la Côte Vermeille.

Integración de la protección del medio ambiente y las actividades económicas

La bahía ya está bastante concurrida. “Aquí estamos frente al cabo Ullastrell, en la bahía de Paulilles“, detalla Ronan Rivoal, agente técnico. “Es un entorno sensible porque tenemos una de las praderas marinas más grandes de los Pirineos Orientales, por lo que la biodiversidad es muy importante. Es una de las áreas más ricas con una reserva actual”.

Aquí, la idea no es prohibir todo sino limitar ciertas actividades. Por ejemplo, los navegantes tendrán que aferrarse a las boyas en lugar de echar el ancla en los lechos de pastos marinos y se regulará la pesca submarina. La pesca de algunos peces puede estar prohibida durante la temporada de reproducción, pero los administradores de la reserva se mantienen alerta. “Estamos en una zona que es famosa por la pesca artesanal. Debemos permitir que sigan trabajando”, enfatiza Ronan Rivoal. “No vamos a crear zonas de protección donde no puedan pescar, eso no es posible. Necesitamos construir estas zonas de protección.“Hoy en día está prohibida la pesca del pulpo en la reserva pero”si se amplía, el objetivo no es prohibir esta pesca”.

Ronan Rivoal defiende la ampliación de la reserva marina de Cerbère Banyuls para proteger la biodiversidad.
Ronan Rivoal defiende la ampliación de la reserva marina de Cerbère Banyuls para proteger la biodiversidad.

© Radio Francia
-Celia Quilleret

Y de hecho, los pescadores no miraron demasiado las nuevas restricciones, aunque admiten que la reserva también tiene efectos beneficiosos. “Estamos limitados en cuanto al tamaño de las embarcaciones y la cantidad de equipo. Ciertos equipos están prohibidos, como la trampa, el palangre, la trampa para pulpos. Y estamos limitados en número.“, recuerda uno de los pescadores, Manu Martínez. “Hemos puesto cuotas para pescar pulpo, para pescar erizos de mar. Si nos dan más regulación, se acabó. Lo que estamos pidiendo es poder seguir pescando como lo estamos haciendo ahora.“Para él, el problema en esta zona no es la sobrepesca sino el exceso de navegantes y buzos. “Nadie quiere vivir al lado de una carretera y eso es lo que creo que sucede con todos los buceos y paseos en bote”.

Además, durante la pandemia de Covid-19, Man Martinez vio delfines con frecuencia, prueba de que la naturaleza rápidamente reclama sus derechos cuando la calma es la reina. Pero en esta región altamente turística hay que conciliar diferentes intereses. Stéphane Hourdez, investigador de la estación biológica marina de Banyuls, lo sabe muy bien. Estudia lechos coralígenos. “No vamos a explotar un medio ambiente hasta el punto de que ya no esté disponible para las generaciones futuras, por lo que ampliar la reserva es, en mi opinión, una buena idea para la protección del medio ambiente.“, él enseñó.”Las áreas marinas protegidas pueden llegar al 30%, manteniendo el tejido socioeconómico de un área”.

Stéphane Hourdez se sumerge en la reserva.
Stéphane Hourdez se sumerge en la reserva.

© Radio Francia
-Celia Quilleret

Las asociaciones de defensa de la naturaleza también están haciendo campaña por una reserva más grande. Algunos piden más prohibiciones, pero la idea no es provocar tensiones que dañen aún más la biodiversidad. Con un Big Blue bajo presión, los administradores de la reserva deben realizar un trabajo de orfebre para proteger al menos un poco esta codiciada gema.

Leave a Reply

Your email address will not be published.