“El medio natural está sufriendo, no multiplicaremos ultra-trails por todos lados”

“La montaña se mueve, el bosque arde”. El alcalde de Saint-Gervais Jean-Marc Peillex envió el martes una carta a Emmanuel Macron. Un “llamado” en el que alerta al Presidente de la República sobre la necesidad de salvar los espacios naturales. “Ya sea el Mont-Blanc, las montañas de Córcega, los acantilados de Ardèche, los acantilados de Etretat, los famosos balnearios u otros lugares famosos de Francia (…) cada uno de sus lugares sufre las consecuencias nocivas y a menudo destructivas del hacinamiento “, plantea el funcionario electo antes de atacar “muchos eventos” como el ultra-trail del Mont-Blanc “con una huella de carbono catastrófica”.

Usted envió una carta de solicitud a Emmanuel Macron el martes, ¿qué espera concretamente del presidente de la República?

Espero que el Estado cumpla su papel y dé el marco para la necesaria regulación de los espacios naturales, sean los que sean. Hoy tenemos un sobreconsumo de espacios naturales, tenemos un atractivo multiplicado por x desde el final de la epidemia de Covid. Entregamos la naturaleza a personas que no tienen códigos y están en proceso de destruir por completo el entorno natural. He retado al presidente al Mont-Blanc. Eso motivó su marcha a Saint-Gervais y su decisión de buscar normas para proteger el Mont-Blanc, tomada el 1 de octubre de 2020. Así que no se trata de decir: “Quiero prohibir o reservar el espacio para unos pocos”. “Hoy no necesitamos una norma nacional que establezca cuotas pero necesitamos que el Estado ponga límites. El medio natural está sufriendo, sobre todo por la sequía. Por ejemplo, no vamos a aumentar las ultra-trails en todas partes. No vamos a va a aumentar la presencia de decenas de miles de personas en lugares donde no hay agua, voy a ser vulgar, pero hay que salir de ese falso razonamiento que consiste en ondear la bandera de la independencia, que consiste en decir que el mar y la montaña son espacios de libertad donde tenemos derecho a hacer cualquier cosa.

Entre los que apunta, está el UTMB (ultra-trail du Mont-Blanc): ¿de qué culpa exactamente a los organizadores?

En primer lugar, es una empresa comercial. Ya no somos de la raza del enlazador principiante. Tenemos una organización rentable, que ha sido vendida y necesita entrar en el negocio. Además, no solo hacen el UTMB en Chamonix, organizan ultra trails por todo el mundo. es ilimitado Este año, cuando la montaña estaba en estado de sequía y la fauna y la flora sufrieron, no hubo adaptación. nada. Sin estabilidad, sin consideración por el medio ambiente. Al contrario, seguimos actuando como si nada hubiera cambiado. Eso es lo que culpo. Ultra-trail es una gran carrera, los atletas son increíbles, pero en algún momento tienes que poner un límite.

¿Qué crees que se debería haber hecho este verano?

Editar rutas. Sabemos cómo hacerlo cuando hace mal tiempo. Sabemos cómo detener las carreras cuando hay un tifón o un deslizamiento de tierra, ¿por qué no hacerlo en caso de sequía? Porque hay dinero allí. El registro es caro, es un negocio! Entonces, no estoy en contra de los negocios, simplemente digo que corresponde a la autoridad pública decir dónde están los límites. Pero no depende de los organizadores arreglarlos.

¿Pero este evento trae dinero al municipio?

No trae dinero al municipio, cuesta porque les damos subsidios. Todos nuestros equipos técnicos tardan uno o dos días en configurarlo todo. En cuanto a los rendimientos, solo hay uno para la sociedad de Chamonix. Ya sea Contamines-Montjoie, Saint-Gervais o Les Houches, no hay consecuencias. En cambio, a comerciantes, restaurantes y cafeterías les sale rentable porque, en pocas horas, crean una muy buena receta. UTMB es 10.000 personas corriendo, 20.000 a 30.000 en, 50.000 en el “slipper lounge” [le salon des marques]. En algún momento tiene que parar.

¿Por qué la solución no es prohibir estos eventos?

Porque no estoy a favor de la prohibición. La prohibición es la unción severa. Prohibimos cuando no podemos regular. Sin embargo, todavía estamos en una etapa, y esto es lo que le digo al Presidente de la República, donde podemos actuar para que todos se beneficien de ella. Cuando vas al Louvre y no hay lugar, no entras. Cuando vamos a la Torre Eiffel, si no hay más lugares, no la visitamos. Lo mismo allí. La montaña, el medio natural debe ser objeto de regulación. Lo mismo para las carreras. Hay veces que no puedes. Pero no estoy a favor de la prohibición. La prohibición es la dictadura de los ecologistas en el salón.

En su carta critica a los grupos de presión ecologistas. ¿A quién te diriges específicamente?

Las asociaciones ambientales que no ves cuando necesitas proteger el medio ambiente. Hice campaña por el Mont-Blanc durante diecisiete años. Pero antes de que un Presidente de la República escuchara, ¿quién me apoyó? ambiente de Francia, la Frapna de la época? EELV? Ni una palabra. Son de naturaleza burguesa. Ellos jugaron su papel en un momento, pero ahora, todos nos hemos vuelto racionales. Entonces, los que dan el pecado, se acabó. Debemos pasar a una ecología positiva y beneficiosa y dejar de criticar a nadie ni a nada.

Hablas de la masificación de los espacios naturales desde el levantamiento de las restricciones sanitarias: ¿podemos tener una estimación del número de personas que fueron al Mont-Blanc este verano?

En Mont-Blanc, el trabajo está hecho. El número de personas está limitado por la capacidad de los albergues. O tienes preparación física y haces el viaje de ida y vuelta durante el día, o no tienes y necesitas reserva. Ya no tenemos la multitud. Conseguimos silenciar el Mont-Blanc. Ahora es pacífico. En los albergues encontramos el ambiente, la gente ya no roba equipos mientras que antes era un lío, un lío. Ahora, tomemos Mont-Blanc como ejemplo y sigamos adelante. Tratemos de no matar los sitios frágiles.

Leave a Reply

Your email address will not be published.