El decano de la Universidad de Montpellier recomienda “volver a una gestión más centralizada”

Pr François Mirabel, Decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Montpellier, es el autor de Desregulación de los mercados de electricidad y gas: los principales problemas económicos (Editions Presse des Mines), actualmente en proceso de actualización.

LA TRIBUNE – ¿La crisis económica relacionada con la guerra de Ucrania o el mantenimiento del parque nuclear francés explican por sí solos el aumento de los precios de la electricidad?
François MIRABEL – No se puede negar que la situación relacionada con la guerra y con algunas obligaciones industriales explica en parte el aumento del costo de la electricidad. Sin embargo, hay factores más estructurales. Están ligados a la forma en que se liberalizó el mercado en el año 2000, tras la transposición de una directiva europea de 1998. La electricidad es un servicio público, como el teléfono. Sin embargo, si la liberalización de las telecomunicaciones ha sido buena para los consumidores, con importantes recortes de precios, no ocurre lo mismo con la electricidad. Algunas características dificultan la competencia, EDF tiene una ventaja competitiva, especialmente debido a sus capacidades de producción nuclear. En este contexto, para permitir nuevos entrantes al mercado de suministro donde el “operador incumbente” tiene el monopolio, los mecanismos de determinación de la tarifa eléctrica se decoran parcial y gradualmente a partir de que el costo de producción se mantenga a precios de mercado en un momento T, dependiendo sobre la oferta y la demanda. Los precios son tan yoyos de una hora a otra sin ningún vínculo con los costes reales de producción… Hemos multiplicado los centros de beneficio artificialmente sin ningún significado económico. Esto está bajo el dogma impuesto por primera vez por el artículo 90 §2 del Tratado de Roma* (Tratado fundacional de la Unión Europea, nota del editor) en 1957.

A pesar de todo, Francia ve aumentos limitados en los precios para particulares y VSE/PYMES. ¿Por qué?

Esto se debe a que el Estado ha implementado un escudo tarifario para todas las tarifas de venta reguladas (tarifa azul, nota del editor), que ahora solo se aplica a las pequeñas empresas y a los particulares. La financiación de este escudo es muy cara para el Estado, pero no se aplica a las ETI y grandes grupos que pagan su electricidad sobre una base única de precios de mercado.
¿Cómo volver a tener más consistencia?

Recordemos que EDF se creó en 1946 porque en ese momento había tantas compañías eléctricas que era difícil hacer que funcionaran de manera coordinada… Sin embargo, hoy estamos limitados por la elección de la política de competencia. Creo que habrá que volver a una forma más centralizada de gestionar la electricidad en cada país europeo adoptando una tarifa basada en los costes medios de producción, y no en el último MWh producido como es el caso actual. En caso de fuerte demanda, dado que las redes europeas están combinadas y coordinadas, podemos solicitar prioridad para las centrales menos contaminantes y ofrecer el mejor rendimiento en detrimento de las centrales auxiliares alimentadas con gasolina, gas o carbón todas ellas alimentadas. ahora por su parte, que sube los precios.

¿Volver al monopolio sería una buena solución en tu opinión?

Sería hipócrita presentar las cosas de esta manera porque los tratados europeos no lo permiten. De hecho, pensamos en la competencia antes de pensar en una política energética europea. Estamos pagando el precio ahora.

¿Qué posible alternativa a la situación actual se puede imaginar?

En mi opinión, un comprador, por país, debería ofrecer a los productores un precio de compra a largo plazo. Así lo ha señalado la Comisión Reguladora de Energía (CRE, nota del editor) para las energías renovables. ¿Por qué no es este el caso de otras fuentes? Esta elección de centralización fue, por ejemplo, realizada por Gran Bretaña cuando ordenó el EPR en Hinkley Point a EDF. ¡Reino Unido asegura su tarifa de suministro durante 35 años! Puede ser un modelo inspirado…

* “Las empresas encargadas de la gestión de servicios de interés económico general o que tengan el carácter de un monopolio financiero están sujetas a los términos de este Acuerdo, especialmente a los términos de la competencia, siempre que la aplicación de estos términos no deje de llevar a cabo de derecho o de hecho la misión particular que se les ha encomendado.»