El gobierno propone “contribución temporal” de las empresas de energía para 2022, en lugar de un impuesto a las superganancias

Desde hace varias semanas, los dos bandos de la oposición (Nupes y Agrupación Nacional) obligan al ejecutivo a enfrentarse a la súper ganancias. O para ellos la tributación de los excesos de facturación logrados por empresas acusadas de “rentabilidad”, en el efecto de ganancias inesperadas, provenientes de la inflación y la explosión de los precios de la energía. “No sé qué es, una superganancia”, barrió por primera vez al Ministro de Economía, Bruno Le Maire, a fines de agosto, al margen de la escuela de verano Medef. Luego, la Primera Ministra, Elisabeth Borne, explicó a parisino lo que hace ” cerrado[ait] no la puerta [la taxation des] súper ganancias ».

Lea también: ¿De dónde viene la noción de “superbeneficio” y qué significa realmente?

Luego de una misión flash parlamentaria dedicada al tema, el gobierno presentó el 7 de octubre una enmienda al proyecto de ley de finanzas, actualmente en discusión en la Asamblea Nacional, que pretende imponer una “contribución temporal a la unidad” a las empresas de energía. ¿Qué empresas se verán afectadas? ¿Desde qué nivel ya qué costo? Entonces, ¿ha renunciado el gobierno a gravar dichas superganancias? El mundo Haz el punto.

Un impuesto solo para las empresas de energía

La exposición de motivos de la enmienda, que nunca utiliza el término “superbeneficio”, trunca cualquier cambio ejecutivo en este ámbito: este texto no es más que una traducción, al derecho francés, de una medida aprobada en septiembre de Veintisiete. en un reglamento europeo.

El objetivo de esta “contribución temporal a la unidad” es estricto. Inicialmente, solo se verán afectados los productores de energía, es decir, las empresas que generen al menos el 75 % de su facturación en los sectores del petróleo, el carbón, el refino y el gas. Entre estas empresas, el nuevo impuesto solo afectará a aquellas cuyos resultados en 2022 superen en un 20% la media de los últimos cuatro ejercicios fiscales. Se aplicará un tipo de gravamen del 33 % a esta diferencia positiva entre el resultado de 2022 y el 120 % de la media de referencia.

“Yo no quiero tener empresas de energía, ya sea que se llamen EDF, Total o Engie, que se puedan aprovechar de la coyuntura, vender electricidad a precio de oro, sin que en un momento determinado el Estado les diga. “Mira, están tomando demasiado, estamos recuperando esta renta que es demasiado y la estamos redistribuyendo a nuestros compatriotas y empresas””argumentó Bruno Le Maire, el 11 de octubre en Franceinfo.

Ingresos muy limitados

El Ministro de Economía no ocultó el límite de cargas sobre este posible impuesto. No pretende superar 2022: estima en 200 millones de euros los ingresos previstos para toda la rama de refino.

Impuesta por un reglamento europeo, la “contribución solidaria temporal” puede transferirse sin estar incluida en la factura financiera. Pero la enmienda ofrece un camino para el gobierno, que siempre ha pospuesto a nivel comunitario la creación de un impuesto relacionado con las superganancias. La acción a nivel de la UE permite “para evitar efectos negativos en nuestro atractivo” y “ampliar la base involucrando a las principales empresas del sector del petróleo y el gas en todas sus actividades en Europa”ya ha apoyado al diputado (Renacimiento) David Amiel, co-ponente de la misión flash dedicada.

Lea también: Los artículos están reservados para nuestros suscriptores. En la Asamblea Nacional, falta de consenso para un impuesto a las superganancias

Sin embargo, las oposiciones de izquierda y extrema derecha no deben dejar de criticar el rigor de este impuesto, a partir de esta semana en la Asamblea Nacional. Ambos abogan por un nuevo impuesto más largo e ilimitado sobre el sector energético.

Se esperan pulsos en la Asamblea Nacional

El diputado (LFI) Manuel Bompard, otro coponente de la misión flash, defiende la tributación de todas las empresas con una facturación superior a los 750 millones de euros” que ganó más de un 25% más que las ganancias promedio obtenidas entre 2017 y 2019″. Nupes, que incluso llama a referéndum sobre la cuestión, aplicará una tasa del 20 al 33% a estas empresas, hasta finales de 2025.

Por el lado de Agrupación Nacional, también se presentó una modificación que pretende duplicar la cuantía del Impuesto de Sociedades por “exceso de beneficios” que realicen las empresas cuya facturación supere los 100 millones de euros. El partido de extrema derecha también quiere establecer un “contribución residual” contra “extras” en los sectores de concesiones de petróleo, gas, transporte marítimo y carreteras. Las empresas cuya facturación en 2022, superior a 100 millones de euros, supere en un 20% la media de los cinco años anteriores estarán sujetas a un “tasa de renta extraordinaria del 25%”.

El debate sobre las superganancias se perfila como un momento de tensión en la aprobación del proyecto de presupuesto 2023 en la Asamblea Nacional, que comenzó el lunes. Se presentaron más de tres mil enmiendas solo en el lado de los ingresos. Su revisión podría comenzar el martes, lo que hace temer un “bloqueo” en el Gobierno, que ya estudia la repetición del artículo 49.3 de la Constitución y su aprobación sin votación.

Lea también: Los artículos están reservados para nuestros suscriptores. Presupuesto 2023: en la Asamblea Nacional, superganancias y 49,3 en el menú de análisis de textos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *