De cara a la COP27, la ONU alerta sobre las necesidades de adaptación al cambio climático

Publicado en :

Los Estados están actuando muy poco y con demasiada lentitud para que nuestras sociedades se adapten a los efectos del cambio climático, advirtió este jueves 3 de noviembre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, a pocos días de la COP27 en Egipto.

Inundaciones masivas en Pakistán y Nigeria, sequía desde hace cuatro años en Kenia… Los efectos del cambio climático golpean a los países del Sur ya los más pobres de los pobres. El daño suele ser grande y cuesta miles de millones de dólares: estas son pérdidas y daños. En un intento de limitar al máximo la lucha contra el cambio climático, existen otros dos pilares oficiales: la reducción de gases de efecto invernadero (mitigación) -intentando, por ejemplo, dejar de utilizar carbón, petróleo y gas- y la adaptación (evitación ) de la amenaza – construcción de diques, fortalecimiento de infraestructura, etc.

► Para leer también: Clima: entender pérdidas y daños, bien esperado del Sur en la COP27 (1/2)

El informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre mitigación, publicado el 27 de octubre de afirmó que el cambio social es fundamental para hacer frente al calentamiento global. Mediante esta segunda parteEl PNUMA explicó que financiar la adaptación de los países del Sur, es decir, las medidas a tomar para reducir su exposición y su vulnerabilidad a fenómenos climáticos como huracanes o inundaciones, es una cuestión de justicia climática.

Los países ricos no cumplen sus promesas

La directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, lo ha dicho alto y claro esta mañana. Y lo menos que podemos decir es que los países ricos no están cumpliendo sus promesas. ” La injusticia climática la sufren todos los habitantes de Pakistán en la actualidad. La injusticia climática es lo que desplazó a 1,5 millones de personas Nigeria debido a las inundaciones. La injusticia climática es lo que vemos aquí en Kenia, que está en su cuarto año de sequíaél dice. Así que sí, los objetivos de adaptación son una cuestión de justicia climática. Cuanto más esperemos para mitigar los efectos del cambio climático, más salado se volverá el disco. Y nadie puede escapar de ella. »

En nombre de la solidaridad internacional, debe quedar claro que se debe poner dinero sobre la mesa, también cree. ” Los fondos se comprometieron durante el acuerdo de París. Y estas emisiones de gases de efecto invernadero no provienen de paises que sufren el cambio climatico. Esto requiere dinero, porque todos trabajamos juntos y porque es la única forma de protegernos y evitar los peores efectos del cambio climático. »

Los flujos financieros internacionales para la adaptación en los países en desarrollo son de 5 a 10 veces inferiores a las necesidades estimadas “, lamenta también la ONU. Se necesita una gran aceleración para evitar” matando el clima Este es el término que ahora usa el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres. Porque las soluciones de adaptación existen. Un sistema de alerta temprana de ciclones, por ejemplo, salvó cientos de miles de vidas en Bangladesh.

► Leer también: Calentamiento global: la mitad de los habitantes del planeta son “muy vulnerables”, dice el IPCC

Inspirándose en las prácticas sureñas

El Sur puede y debe ser una verdadera fuente de inspiración para la adaptación al cambio climático en los cuatro rincones del planeta, según el Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD). Yvonne Bonzi, química de la Universidad de Ouagadougou y socia del IRD, toma el ejemplo del sorgo, una planta africana que se está extendiendo por una Europa cada vez más privada de agua.

Frente a la degradación de la tierra, los países del Norte también pueden inspirarse, según él, en métodos ancestrales como el zaï, un método que consiste en cultivar plantas en un hoyo, adoptado con éxito por el agricultor burkinés Yacouba Sawadogo. ” Pensando en esto, pudo mejorar la práctica aumentando la profundidad, usando compost, termitas, y pudo crear un bosque de 40 hectáreas con casi 60 tipos de árboles y arbustos. ” recuerda Yvonne Bonzi.

En Côte d’Ivoire, una hierba de sabana mantiene los fertilizantes nitrogenados en el suelo. Los países africanos están llenos de propuestas de adaptación. Lo que falta, señalan los investigadores, es la financiación para estudiarlos, criarlos y trasladarlos a diferentes países.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *