“No podemos priorizar la acción climática si la pobreza está matando a nuestra gente” – Jeune Afrique

LAS NOTICIAS VISTAS POR – Tranquilo, capaz de mirar con frialdad realidades a menudo dramáticas, Tosi Mpanu Mpanu ha sido el negociador de la República Democrática del Congo en temas climáticos desde 2007.

Formado en finanzas en Estados Unidos, ascendido al rango de embajador en 2018, el hijo del jefe de prensa y empresario Raphaël Mpanu Mpanu inició su carrera como asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores congoleño entre 2003 y 2007, antes de convertirse en uno de los los voceros del continente y de los países menos desarrollados en materia ambiental desde hace quince años.

Leer

Bonos de carbono: ¿derecho a contaminar o luchar contra el cambio climático?

A pocos días del inicio de la Conferencia de las Partes (COP27) organizada del 6 al 18 de noviembre en Sharm el-Sheikh, Egipto, fue el Gran Invitado de la economía Jeune Afrique-RFI. En el micrófono, denunció las críticas de los países más desarrollados a países cuyas emisiones de CO2 seguramente deben aumentar para apoyar su desarrollo. Reafirmó el derecho soberano del Congo a explotar sus recursos básicos de petróleo y gas.

Jeune Afrique-RFI: Usted ha denunciado regularmente lo que llama colonialismo climático: ¿por qué usar esta expresión?

Tosi Mpanu Mpanu: Hoy en día, los países desarrollados son los principales responsables del calentamiento global. Desde mediados del siglo XIX, los que se han industrializado, se han enriquecido y ocupan la mayor parte del espacio atmosférico, nos vienen diciendo: no hagas lo que hacemos, haz lo que te decimos. Este dirigismo, este dictado, frente a poblaciones que no se benefician de la misma prosperidad, genera un problema.

Leer

COP 27: la cumbre paralela de Macky Sall, Denis Sassou Nguesso y Abdel Fattah al-Sissi

El 70% de los congoleños vive con menos de 1,9 dólares al día y se nos pide que cambiemos nuestros estilos de vida, producción y consumo. Realmente no tenemos los medios para hacer eso. Sin un compañero, no se debe esperar que un hombre pueda ser más noble que el rey.

En estos temas, trabajó con el presidente Joseph Kabila y Félix Tshisekedi. ¿Has notado una evolución en la conciencia de la urgencia? Actuar ?

El nivel de asignación de materias es el mismo, pero está claro que el presidente Tshisekedi está más enfocado en este campo. Por ejemplo, fue a la COP en Glasgow, mientras que su antecesor nunca asistió a las conferencias de los partidos.

Las negociaciones climáticas internacionales no han logrado resolver los principales problemas de las emisiones de CO2 y el aumento de la temperatura. ¿Deberíamos hablar de fracaso colectivo?

No lo creo. Hay avances en el proceso. Anteriormente, estábamos en un marco regido por el Protocolo de Kioto, que obligaba a unos cuarenta países desarrollados a reducir sus emisiones. Desde 2015, el Acuerdo de París ha llamado a todos los países a contribuir al esfuerzo global.

Los defensores del medio ambiente dicen que las promesas hechas a menudo no se cumplen.

Volviendo al caso de la RDC, nos hemos comprometido a reducir nuestras emisiones en un 21% para 2030. Calculamos que el esfuerzo necesario para conseguirlo requiere aproximadamente 48.000 millones de dólares. Mi país ha anunciado que puede financiar su contribución hasta en un 10%. Entonces, el 90% de estos 48 mil millones de dólares debe ser proporcionado por la comunidad internacional y, de lo contrario, lamentablemente, la RDC no podrá ser tan virtuosa como se esperaba.

¿Qué puede esperar el continente de la inauguración de la conferencia de partidos COP27 en Egipto?

Desde 2009 y la COP15 en Copenhague, África ya no asiste a estas reuniones en un orden escalonado. 54 países hablando con una sola voz, no se puede ignorar. Además, esta persona es un COP africano. El continente es responsable del 4% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y, sin embargo, somos los más vulnerables. Creemos que los participantes de otras partes del mundo no pueden venir a suelo africano y permanecer indiferentes.

¿Es su papel hacer los mínimos compromisos adicionales, porque el financiamiento externo no es tanto como debería ser?

África siempre dice las cosas que tiene que decir. Si somos bastante sensibles al tema es porque somos víctimas del cambio climático que no creamos nosotros. Pero decidimos dejar esta postura de víctima para adoptar un enfoque proactivo basado en hechos. El mundo está en una trayectoria ascendente de 2,6° para finales de siglo. En África, es necesario multiplicar esta cifra por 1,5 para tener una idea de la sensación. Si nada cambia, la vida ya no será posible en las regiones del lago Chad o el Kalahari.

El segundo elemento objetivo es la ley y la fuerza de las convenciones. Ponemos a nuestros interlocutores frente a sus promesas para que las honren. Hoy, para que los países africanos cumplan con sus contribuciones determinadas a nivel nacional para 2030, será necesario movilizar 2.800 mil millones de dólares. Dónde están ?

Se trata de obtener más fondos, no solo promesas.

La financiación es importante, pero el primer elemento de nuestra lista de deseos es el reconocimiento de las circunstancias especiales de África. En comparación con otros continentes, estamos en una situación de extrema debilidad. Esto debe ser reconocido.

El segundo elemento es asegurar que la adaptación al cambio climático reciba más atención. También queremos que se ponga sobre la mesa el tema de las pérdidas y los daños, y que también se movilicen recursos financieros para ello. El tema de la agricultura también es importante en la preparación para el futuro.

Volvamos a la cuestión de la adaptación: en la cumbre de Rotterdam en septiembre, los jefes de Estado africanos cuestionaron la ausencia de sus homólogos del norte.

La acción climática es doble. Por un lado, está la mitigación, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; por otro lado, está la adaptación para hacer frente a los efectos adversos del cambio climático. Hoy, a nivel mundial, la financiación se destina más a la mitigación. Sin embargo, los países africanos están en caminos de desarrollo que los obligarán a producir más emisiones de gases de efecto invernadero. efecto invernaderos en el futuro, debido a su crecimiento económico y crecimiento demográfico. Su prioridad es ante todo la adaptación y, por tanto, de hecho, cuando nuestros Jefes de Estado van a una cumbre internacional sobre este tema y no ven a sus pares de países desarrollados, demuestra en perjuicio de que muchos países están relacionados con esta cuestión.

¿Deberían los países africanos centrarse en su desarrollo y dejar que los países ricos financien la lucha contra el cambio climático?

Es una pena si somos buenos estudiantes en el tema de la acción climática y al mismo tiempo la pobreza está matando a nuestra gente. Tendremos países muy verdes y nadie vivirá allí. La máxima prioridad para los países africanos sigue siendo la reducción de la pobreza.

¿La dificultad para recibir financiación no está relacionada con la desconfianza de los países más industrializados en su uso por parte de los estados africanos?

Es una serpiente que se muerde la cola. Para mejorar nuestra capacidad de absorber fondos, necesitamos tener buenos proyectos. Para lograr esto, necesitamos apoyo. De ser así, absorberemos los recursos financieros que se están movilizando a nivel mundial y que, debo repetir, no son suficientes.

En la RDC, la decisión del gobierno de explotar sus recursos petroleros ha preocupado a los activistas ambientales, así como a sus socios externos, como el Secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken.

El gobierno de la RDC gestiona su espacio nacional de forma soberana, y puede utilizar la opción que considere más oportunista para reducir la pobreza de su población. También hay cosas que podemos decir sobre el desarrollo del gas de esquisto (en los Estados Unidos), pero no queremos enseñarle a la gente.

De hecho, hubo un llamado a licitación para 27 bloques de petróleo y tres bloques de gas. Los seis bloques petroleros parecen problemáticos porque han ingresado a un área pantanosa o áreas protegidas. La ley congoleña es muy clara: donde hay un área protegida, no puede haber explotación petrolera. En cuanto a la turbera, sabemos que almacena 30 mil millones de CO2, lo que representa tres años de emisiones globales. Pretendemos manejar este recurso con responsabilidad (…) La turbera, no se debe vaciar ni entrar. Así que tienes que pasar por alto o superarlo. ¿Quién pagará este costo adicional?

Leer

Exclusivo – República Democrática del Congo: el asesor estratégico de Tshisekedi, Vidiye Tshimanga, ha dimitido

¿Estás pidiendo que te paguen para proteger estos espacios?

Si la comunidad internacional quiere evitar lo que sucedió en el sudeste asiático, donde se drenaron las turberas para producir aceite de palma y ahora son propensas a los incendios y emiten mucho CO2, sí, se necesita el apoyo adecuado. Pero para no salirme de la cuestión de la explotación del petróleo, quiero precisar que cuando tomas un bloque de petróleo de varios miles de kilómetros de largo y penetra bastante en una zona de turberas, hay formas de explotando petroleo. sin destruir el pantano. Hacer creer a todo el mundo que vamos a lanzar una bomba de carbono a la atmósfera es un poco deshonesto.

¿Cree que la guerra en Ucrania le ha dado a África la oportunidad de hacer que su voz se escuche más sobre los combustibles fósiles?

Muy claro. Cuando un país desarrollado decide reabrir centrales térmicas de carbón, sabiendo que el carbón tiene un factor de emisión el doble que el del petróleo… Ya podemos ofrecerlo con nuestro petróleo. Este conflicto ha permitido mostrar que el tema es más complejo de lo que algunos piensan, que debemos tanto evaluar qué es lo mejor para el planeta, como considerar las opciones disponibles para reducir la pobreza en nuestros países. .

Esto vuelve a poner sobre la mesa el tema de los activos bloqueados (especialmente los activos que los inversores han retirado bajo la presión de los lobbies porque son emisores de CO2). No estoy a favor de todo el petróleo, pero no creo que deba señalarse a algunos países que quieren usar su industria extractiva para reducir la pobreza. de dedo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *