Eficiencia energética: primeras explicaciones sobre la iniciativa “Bono contra el ahorro eléctrico”.

La estrategia de eficiencia energética de Marruecos se embarca en una nueva trayectoria con el lanzamiento de una experiencia sin precedentes por parte del Ministerio de Transición Energética y Desarrollo Sostenible.

Como se anunció anteriormente, para alentar a los consumidores a reducir su consumo de electricidad en noviembre y diciembre, el ministerio y la ONEE prometen un bono en 2023 que varía según la proporción de ahorro.

Esta es la primera en Marruecos, según nos aseguró una fuente autorizada en el Ministerio de Transición Energética que se puso en contacto con Médias24.

“Ante la crisis energética que atraviesa el mundo, cada país reacciona de manera diferente. Algunos toman el camino del racionamiento y los recortes, otros optan por concienciar con acciones altamente simbólicas como cuando Francia apagó las luces de la Torre Eiffel. En Marruecos, el objetivo es concienciar de una manera original y sin precedentes”, nos dijeron.

“Hacemos un llamado a la unidad y al compromiso comunitario para incentivar al consumidor final a adoptar buenos hábitos en cuanto al consumo de energía eléctrica”, continuó nuestra fuente.

La meta es recordar al comprador que puede tener una mano en su consumo de electricidad, y su carga es inevitable. “Este es un ejercicio de sensibilización, pero lo vemos sobre todo como un ejercicio de incentivo y cambio”, aseguró nuestro interlocutor.

Una iniciativa en un entorno distendido de suministro

¿En qué consiste exactamente esta iniciativa? “Durante los dos meses donde se relaja el sistema eléctrico, donde no hay voltaje, se les dice a los consumidores que actúen para reducir su consumo.»

“Seamos claros, no estamos luchando para satisfacer las necesidades energéticas del país en los próximos dos meses. El pico de demanda en Marruecos se produce en verano. Estamos aprovechando estos dos meses, cuando no se requiere tensión, para desplegar esta propuesta en un marco experimental y consultivo de inteligencia colectiva para la eficiencia colectiva”, describe nuestra fuente del ministerio.

Cualquier cliente con un medidor es elegible para esta experiencia. Pueden participar hogares, empresas, servicios…

“De hecho, el consumidor no hará más que adoptar las acciones recomendadas para abaratar su factura de noviembre y diciembre de 2022 respecto a la de 2021”, aseguramos. Próximamente se lanzará una importante campaña de comunicación para explicar la iniciativa y animar a la gente a participar.

“Al final del experimento, a fines de enero de 2023, revisaremos los resultados. Si en conjunto toda la comunidad baja un 5% el consumo eléctrico, por ejemplo, la ONEE, delegados y distribuidoras devolverán los volúmenes ahorrados en 2022 a los consumidores en 2023, en forma de bonificación en sus facturas. como volúmenes gratuitos ofrecidos”, detalla nuestra fuente.

La cifra del 5% utilizada en las comunicaciones del ministerio no es un objetivo objetivo, sino una hipótesis de trabajo para describir lo que se puede lograr. “Si ahorramos un 5%, es equivalente al consumo mensual de una ciudad como Tánger. »

Detalle importante: ninguna transacción financiera como parte de esta iniciativa.

“Los consumidores no deben esperar la devolución del dinero. El volumen ahorrado en 2022 se ofrecerá de forma gratuita en 2023. Este es el principio”, insiste nuestra fuente.

Ejemplo: un consumidor ahorró un 5% en noviembre y diciembre de 2022. En 2023, restamos el equivalente a este ahorro, 5%, de la cantidad que consumió en el año 2023.

“Esperamos que el esfuerzo por ahorrar energía continúe y se generalicen las buenas prácticas. Así, el consumidor será un ganador, porque su consumo disminuirá y, además, recibirá una bonificación en términos de volúmenes.»

Una experiencia que presagia cambios futuros

Los detalles de la devolución de los bonos se anunciarán “con total transparencia en enero”, promete el Ministerio de Transición Energética. “Cuanta más energía ahorremos, mejor podremos negociar con los distribuidores y delegados las tarifas para 2023”, agregó nuestra fuente.

Si la iniciativa destaca el beneficio para el consumidor, la ONEE y el Estado detrás de ella también tienen beneficios que obtener de ella en términos de ahorro en los medios de producción de la ONEE. “Finalmente, la energía más competitiva es la que no consumimos y, por extensión, la que no producimos.»

“Por el momento no estamos en un ejercicio de modelar los beneficios para los actores, sino en un ejercicio para cambiar el comportamiento y las actitudes del consumidor”explicó nuestra fuente en el ministerio.

¿Qué pasará si en enero de 2023 no se produce un descenso del consumo eléctrico? “Tendremos el mérito de tener un juicio, porque el costo de la inacción es mayor que el costo de la acción”, nos dijeron.

“En cambio, si llegamos a enero con un ahorro del 20%, no podremos desplegar un experimento sino medidas más progresivas”, prosigue nuestra fuente.

Porque el otro objetivo, más allá del ahorro energético esperado, es preparar al consumidor para que gestione su factura energética y se convierta eventualmente en un consumidor-productor o “Prosumer” si usamos la jerga anglosajona.

“Actualmente se encuentran en trámite legislativo dos proyectos de ley, uno de autoproducción y el 13-09 donde el principal mensaje que nos llega es ‘por favor, dejen que el sector privado y el consumidor produzcan su propia energía’. »

“Queremos saber el potencial de este cambio. Y nos reunimos en el primer trimestre de 2023, tendremos los resultados de esta experiencia, estaremos bien revisando la estrategia de desarrollo sostenible donde estamos trabajando y donde estamos planificando un sistema de incentivos y penalizaciones. Y también esperamos reorganizar pronto la estrategia energética nacional”, concluyó nuestra fuente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *