Primera conmemoración tras el juicio histórico

AA/Niza/Feiza Ben Mohamed

Hace siete años: Francia se enfrentó a Alemania en un encuentro en el Stade de France. Justo en medio del partido, el público y los espectadores detrás de sus pantallas escucharon dos explosiones, sin saber que se estaba dando la peor situación y que París estaba a punto de caer en el horror.

Para los sobrevivientes, las familias de las víctimas y los franceses en general, este domingo marca una fecha que recordarán para siempre: Francia vivió el 13 de noviembre de 2015 el ataque más mortífero de su historia, con un saldo total de 131 muertos. más de 400. heridos.

– El primer aniversario después de una prueba titánica.

El 29 de junio, el juicio por estos ataques, que duró casi 10 meses, terminó ante el Tribunal Especial de lo Penal en París.

Esta es una oportunidad para que 1.800 partes civiles, asistidas por sus 300 abogados, sean oídas en este enorme expediente que incluye 572 tomos, es decir, más de un millón de páginas de testimonios, diligencias de investigación y pericia.

Preguntado por France Info, el presidente de la asociación Life for Paris, Arthur Dénouveux, admitió el domingo por la mañana que la cuestión de las conmemoraciones está sujeta a una especie de aprensión.

“Todos nos hemos preguntado después de probar el significado de estos recuerdos, ¿habrá siempre ese entusiasmo en ese momento? declaró, antes de precisar “que para los sobrevivientes y para los dolientes hay un gran entusiasmo” y que habrá “muchos” en este encuentro.

Para Franck, que estaba en el Bataclan la noche del atentado, el dolor sigue ahí a pesar de las creencias de los protagonistas.

“Lo complicado del postjuicio, pasa el verano, pasa de todo, luego vuelta a la escuela. Y todo lo que queda, este 13 de noviembre que se acerca como todos los años. No entiendo muy bien cómo todavía puedo estar triste porque generalmente termina un major”, dijo el sobreviviente a Europa 1.

Arthur Dénouveaux, por su parte, cree que “hay menos interés mediático y probablemente menos interés político” por las conmemoraciones posteriores al juicio, pero eso no es malo.

“También es una buena sensación porque nos veremos obligados a decirnos a nosotros mismos que tenemos que seguir adelante. Eso no significa olvidar, significa que se vuelve más íntimo”, prosiguió a France Info aunque consideró que “no hay olvido en sentido estricto” sino que la función de la memoria es “volver a un lugar un poco más normal para un dramatismo”. evento”.

El recuerdo de esta noche oscura sigue siendo doloroso para el fotógrafo David Fritz Goeppinger, quien también estuvo en el Bataclan el 13 de noviembre de 2015.

“Lo peor de todo es que simplemente no pienso en eso ahora. Pero todos los días. Así que no olvidemos. No lo olvide. Ese recuerdo permanece, permanece y existe para siempre. Manden, hablen y hasta expliquen que esa noche París dudó”, escribió en sus redes sociales.

Complacido de construir el “edificio doloroso y terrible de la memoria fruto del trauma(s) y la pérdida”, espera hacerlo “juntos, unidos y regados por la amistad nacida de las pruebas del Más Allá”.

En el lugar de los ataques, la primera ministra Elisabeth Borne rindió homenaje este domingo por la mañana a todas las víctimas colocando una corona de flores en cada lugar afectado.

Estuvieron presentes muchos funcionarios electos y representantes estatales, como la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

– Las sentencias de los demandados

El histórico juicio por estos ataques se saldó con condenas que van desde los dos años de prisión hasta la cadena perpetua sin libertad condicional para el último superviviente de los comandos, Salah Abdeslam, cuya justicia consideró que debía ser tratado como coautor de los hechos.

Ante la Audiencia, sin embargo, afirmó que había renunciado a inmolarse esa noche en un bar del distrito 18 de la capital.

“Voy a este café, pido un trago, miro a la gente que me rodea y ahí estoy como: no voy a hacer esto”, explicó, recordando “caminar , tomar un taxi, comprar el celular, tirar el cinturón, pero (…) no en qué orden”.

A pesar de sus explicaciones, que no convencieron a los tribunales, es el quinto acusado condenado en Francia a cadena perpetua, una condena extremadamente rara.

En una sentencia de más de 120 páginas, además de Salah Abdeslam, que es el acusado más expuesto en este extenso juicio, Mohamed Abrini, “el hombre del sombrero” de los atentados de Bruselas, también fue condenado a cadena perpetua pero con una sentencia de 22 años.

Mohamed Bakkali, Ousama Krayem y Sofien Ayari fueron condenados a 30 años de prisión, dos tercios de los cuales serían de seguridad.

Mohamed Amri fue condenado a 8 años de prisión, Hamza Attou a 4 años de prisión, Ali Oulkadi a 5 años de prisión, 3 de los cuales fueron suspendidos.

Yassine Atar fue condenado a 8 años de prisión, 2/3 de los cuales por seguridad, Farid Kharkhach a 2 años y Ali El Haddad Asufi fue condenado a 10 años de prisión, 2/3 de los cuales por seguridad.

Abdellah Chouaa fue condenado a 4 años de prisión, 3 de los cuales fueron suspendidos, Adel Haddadi y Muhammad Usman a 18 años de prisión, 2/3 de los cuales fueron suspendidos.

Ahmed Dahmani, que no está en juicio y está encarcelado en Türkiye, fue condenado a 30 años de prisión, 2/3 de los cuales son seguridad y prohibición permanente del territorio francés.

Los cinco acusados ​​que se daban por muertos, Fabien Clain, Jean-Michel Clain, Oussama Atar, Ahmad Alkhald y Obeida Aref Dibo, fueron condenados a cadena perpetua sin libertad condicional.

Cabe señalar que ninguno de los condenados apeló en el plazo legal de diez días de que disponían a partir del 29 de junio y las sentencias han quedado firmes.

– Cronología de la noche de terror

Eran alrededor de las 21:20 cuando tres atacantes suicidas se inmolaron con unos minutos de diferencia cerca del Stade de France durante el partido Francia-Alemania al que asistió François Hollande.

Una víctima inicial murió en la explosión, pero el área estaba abarrotada y los tres terroristas, que intentaron ingresar al estadio sin éxito, podrían haber causado cientos de muertes más si lo hubieran logrado.

Casi al mismo tiempo, un segundo comando entró en acción a las 21:24 horas en el centro de la capital parisina.

A las 21:41, tres terroristas abrieron fuego en las terrazas de cinco cafés en los distritos 10 y 11, matando a un total de 39 personas.

El horror continuó a las 21:40 horas en el Bataclan, cuando el tercer comando, integrado por tres terroristas, ingresó a la emblemática sala de conciertos.

Mataron a 90 personas, antes de lanzar el ataque a las 00:18 con autorización del jefe de policía de París.

– La fuerza de voluntad

En la noche del 13 al 14 de noviembre, François Hollande ordenó el estado de emergencia y siguió una cacería despiadada para encontrar a los terroristas sobrevivientes involucrados.

Gracias al testimonio de una mujer, el belga-marroquí Abdelhamid Abaaoud fue identificado como uno de los autores intelectuales de estos atentados y localizado en Saint-Denis.

Al mismo tiempo, las autoridades difundieron la identidad de Salah Abdesslam, franco-marroquí, único sobreviviente de los comandos. Logró huir a Bélgica, donde fue buscado activamente.

Justo antes del amanecer del 18 de noviembre, Abaaoud y dos de sus cómplices fueron asesinados durante una intervención policial destinada a neutralizarlos.

En cuanto a Salah Abdesslam, solo pudo ser arrestado en marzo de 2016 por la policía belga después de que lo encontraran en los alrededores de Molenbeek, en los suburbios de Bruselas donde creció.

Solo una parte de los despachos, que la Agencia Anadolu transmite a sus suscriptores a través del Internal Broadcasting System (HAS), se transmitió en el sitio web de AA, de manera resumida. Por favor contáctenos para suscribirse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *