Servat: “En el Estadio tuve momentos de locura”

William Servat (Co-entrenador de la conquista y tareas específicas del XV de Francia) – El ex-fijo, rememorando la victoria ante los Springboks y lo que representó, vivirá en un encuentro especial el domingo en el Estadio, ha dicho. Solo conoció al Stade Toulouse durante su carrera en el club.

¿Habéis observado, al borde del terreno de juego, la intensidad equivalente al partido del pasado sábado ante los sudafricanos?

De hecho, experimentamos las cosas de manera diferente según el prisma que tengamos. Cuando estaba en el campo, puede que no me diera cuenta, pero ahora, como entrenador, me siento más cansado después de los partidos que cuando estaba jugando. (sonreír). Puede sonar increíble, pero es cierto. La intensidad de los encuentros que tenemos, incluyendo este por supuesto, es increíble, casi irrazonable.

¿Tanto?

Sí, tenemos la oportunidad de bañarnos en nuestra pasión y vivir momentos de una locura de intensidad con este equipo francés. Fabian (Galthié, Nota del editor) a veces se dice que tocamos lo maravilloso en nuestra preparación y en todo lo que ponemos en ella. Realmente es.

Pero, a nivel físico, el reto al que te tienes que enfrentar en Marsella es enorme…

Me enfrenté a los sudafricanos como jugador, especialmente en Toulouse en 2009. Y sé lo que representa este equipo, lo que significa tenerlos arriba. Pero también sé de lo que es capaz nuestra actual Francia XV. Lo que hemos hecho hasta ahora por supuesto es muy bueno, porque tenemos la suerte de tener un grupo de buenos jugadores en el campo y donde las relaciones humanas son sanas, pero enfrentar a los Springboks será diferente. cosa. Tenemos hombres de gran generosidad y, cuando decidimos unirnos a la batalla… (él para) Ya sabes, no vamos a la guerra y no corremos mucho peligro, aparte de los daños relacionados con los golpes. Pero cuando llegamos a esa idea de lucha que permite y exige trascenderse a uno mismo, realmente tenemos muchachos que responden en el presente y tengo plena confianza.

Al construir este equipo, ¿cómo fue, en un momento dado, estar a la altura de los actuales campeones mundiales y lo que representan?

fue muy importante Tuvimos el privilegio de tratar con otros países importantes del sur, a saber, Australia, Nueva Zelanda y Argentina. Cada vez, es un nuevo paso, un nuevo paso. Cada uno de estos partidos es una oportunidad para crecer como equipo. Y los ganamos. Por tanto, Sudáfrica es el único país al que no se nos ha dado la oportunidad de enfrentarnos. Los Springboks siguen siendo los actuales campeones mundiales.

Lo que cuenta en la mente de los competidores del Blues actual…

Sí, Sudáfrica fue la selección de referencia del último Mundial. Así que obviamente es un partido especial para los jugadores y para nosotros. Entonces, sabemos muy bien que el hemisferio sur está viviendo el final de la temporada, cuando nosotros estamos en el comienzo de la temporada. La verdad se juzgará en el próximo Mundial con un comienzo en la misma línea para todos.

¿Creció el sábado el XV de Francia?

Este partido es muy importante en el desarrollo de nuestro equipo. Tenemos que pasar por esta etapa. Para nosotros es construcción. Pero, cuando nos enfrentamos a Sudáfrica, sabemos que a menudo se rompe. El sábado pasado, escribimos y medimos la intensidad que pusieron los Springboks. Sinceramente pienso, al menos, espero, que este encuentro nos enorgullezca para afrontar nuestros futuros encuentros y tengamos una madurez mucho mayor que la que teníamos antes de este partido.

Especialmente porque, como en Australia la semana pasada, tu oponente fue capaz de detenerte estratégicamente, pero aún así encontraste los recursos para ganar al final…

Sí, eso es positivo en el escenario del partido, en comparación con las preocupaciones que pudimos haber tenido, especialmente la tarjeta roja de Toto. (apodo de Antoine Dupont, Nota del editor), nuestro capitán que es muy importante por su calidad como jugador pero también por lo que representa como persona en el grupo. Pero mantuve el rendimiento de los que entraron al juego. Entre el equipo que inició la aventura del último grand slam y el que terminó el partido contra Sudáfrica, creo que solo había tres jugadores en el campo.

Qué significa eso ?

A veces discutimos los cuarenta y dos jugadores seleccionados al comienzo de la semana. Pero no fue un dulce sueño. Fue solo el establecimiento de un sistema que ahora permite a los jugadores ingresar al baño directamente, sin un período de transición, y avanzar.

Mencionaste la exclusión de Antoine Dupont, que dio paso a la duda cuando abandonó el Stade Vélodrome y la ausencia podría pesar el domingo…

Fue por la tarjeta roja en el acto pero no hubo duda. Max Lucu entró al campo y lo hizo bien, como siempre lo hace en la selección de Francia. En particular, fue por un jugador sudafricano. (Arendse, nota del editor) en un desborde donde rodeó la prueba. En realidad, a primera vista, es más fácil marcar que no marcar en esta acción. Max leyó la camiseta, como un Anthony Jelonch o un Charles Ollivon que hizo todo el partido y cayó (sic) maravilloso.

¿Que te inspira?

Muestra el carácter de nuestro equipo. De entrada, la lesión prematura de Cyril Baille es algo que nos puede hacer dudar pero cuando ves la entrada de Reda Wardi o Sipili Falatea… La fuerza de este personaje es enorme a día de hoy pero no es casualidad. Viene de nuestra forma de vida, a través de la confianza que damos a los jugadores y que es compartida. La relación es tan fuerte que se traslada al campo.

Cuando acabas de derrotar a los campeones del mundo y terminas la gira contra un oponente supuestamente más débil, ¿cómo encuentras los resortes para evitar caer en una especie de descompresión?

Entiendo todas las preguntas que puedan surgir sobre este tema. Pero, definitivamente, el partido contra Sudáfrica nos permitió darnos cuenta de que todavía tenemos que evolucionar. Las ganas de hacer crecer a este equipo son tantas que no se pueden mermar en los próximos partidos. ¿Qué crece? Esto significa ser preciso, eficiente y dominar las cosas simples y esenciales de nuestro rugby, independientemente del oponente.

Te enfrentarás a Japón en Toulouse. Este es definitivamente un juego especial para ti…

Por supuesto. Toulouse, llegué allí cuando tenía 13 años y sigo viviendo allí hoy. Pasé veintiocho años en el Stade Toulouse. Por supuesto, este juego es especial para mí. En cuanto a todos los jugadores que sean de Toulouse o de la región.

¿Qué representa el estadio de Toulouse en su carrera?

Es un estadio que, junto a mis compañeros de entonces, nos permitió crecer y divertirnos en este deporte. Coincide con la era del profesionalismo y vivir eso en Toulouse… Yo, es mi club favorito. De todos modos, no tengo nada más que decir, los demás aún no los conozco. (risas). Este es un club que me lo ha dado todo. Un club que no es de nadie, o más bien de todos. En el Stade Toulouse, tengo una historia familiar real. No puedo describirlo de otra manera.

Toulouse, ¿es esta la historia de una vida?

Esta es la historia de mi vida de todos modos. Verás, incluso mientras hablo allí, siento que una cierta emoción se apodera de mí y tengo una bolita en el estómago. Todo lo que sé en mi carrera comenzó allí.

¿Cómo es el Estadio único?

Cuando pienso en el Estadio, inmediatamente pienso en esos momentos en los que estás en el vestuario y estás a punto de irte. Ya no te escuchas a ti mismo. Solo puedes escuchar a este estadio alzando la voz para levantar a su equipo y permitir que se supere a sí mismo. El Estadio es el honor de los grandes partidos para nosotros. En Ernest-Wallon, el compromiso y la dedicación obviamente también son muy fuertes, pero en el Estadio es aún más intenso. Solo tienen reuniones uno a uno. Partidos de fase final, derbi, grandes carteles. Estos son realmente los partidos que queremos jugar.

Su primer partido europeo en el Stadium fue en octubre de 2000 contra Saracens (derrota 22-32) pero, si tuviera que elegir un partido de Copa de Europa en este lugar, ¿cuál sería?

Así será la semifinal contra Munster (en 2003, nota del editor). En general, el Estadio es un lugar para lanzarnos en la escena europea. Con eso quiero decir que ahí es donde chocamos en la final. Hicimos cuartos de final, semifinales. También recuerdo los encuentros en el Estadio al final de mi carrera, en especial la semifinal del Top 14 ante el Castres (a partir de junio de 2012, nota del editor) donde me despido del público de Toulouse.

¿Qué extremo de la carrera? Como después volviste a jugar en el Estadio, la última vez fue en el exitoso play-off contra Racing en mayo de 2013…

Es cierto pero, a mi modo de ver, mi carrera terminó en 2012. Aunque jugué un poco después para ayudar al club. Pero también he estado entrenando y ya no estoy exactamente en las mismas condiciones. Contra Castres en 2012, ¡fue la despedida oficial! De hecho, en el Estadio siempre viví momentos completamente locos. Recuerdo, durante mi primera pelea, “Cali” (apodo de Christian Califano, Nota del editor) que vino una vez con trenzas y una especie de cuentas en el pelo. Salió al campo así, fue increíble. Pero, para los menos graciosos, también recuerdo el enorme KO de Titi (apodo de Thierry Dusautoir, Nota del editor) en un partido contra Clermont en 2008, cuando corrió y luego se cayó sobre sí mismo tras un contrato con Zirakashvili. Me conmovió mucho porque Titi es mi amigo.

Lo dijiste antes pero también jugaste allí una vez con la selección de Francia, en noviembre de 2009, en una histórica victoria sobre Sudáfrica (20-13). ¿Fue uno de los mejores momentos de su carrera internacional?

Sí, es cierto, permanece separado. Tengo muchos recuerdos previos al juego. Cuando colgamos nuestros tacos, recordamos sobre todo nuestras relaciones con ciertos hombres. Me guardo lo que viví con ellos en la preparación más que en la pelea. Y, ese día, la preparación con Nicolás Mas y Fabien Barcella, con quienes formé la primera línea, fue un poco diferente. Los tres permanecimos juntos, más allá del apego. Incluso me pregunto si no tuvimos más caras de irritación al salir del vestuario para salir al campo que al final del encuentro. (risas).

Por lo tanto, debe estar deseando volver al Estadio el domingo…

Sí, esta vez voy con túnica azul y estoy orgullosa de ello. Digamos que seré un poco un escenario regional porque mi corazón sigue en Toulouse. Será un gran momento para mí y para todo el equipo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *