Oleoductos, verdadero motor de acercamiento diplomático (4/4). El oleoducto Dolphin

Lea las partes 1, 2 y 3

1. El oleoducto Dolphin


Dentro de la Península Arábiga y los estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, donde coexisten muchas petromonarquías, otros proyectos de oleoductos han permitido establecer canales de cooperación entre cancillerías rivales. En este sentido, el proyecto más destacado es el gasoducto marítimo “Dolphin”, que tiene como objetivo suministrar gas qatarí a Emiratos Árabes Unidos y Omán; Iniciado en 1998 por los emiratíes, este oleoducto iba a permitir a Abu Dabi diversificar sus fuentes de suministro y, sobre todo, estrechar sus lazos con otros pequeños Estados del Golfo para contrarrestar la influencia de Arabia en la península. [1].


De hecho, incluso antes de convertirse en la gran potencia económica en la que se ha convertido hoy, los Emiratos Árabes Unidos tuvieron que sucumbir a la presión de los saudíes y firmaron el Tratado de Jeddah el 21 de agosto de 1974, en el que Arabia Saudita renunció a su reclamo sobre la región de Buraimi. – tierra emiratí independiente – a cambio de lo cual los Emiratos acordaron entregar una franja de tierra de 25 kilómetros que la une a Qatar, negando así casi el 80% del recurso del campo petrolero Shaybah-Zarrarah [2] (ver mapa).


En este contexto, Doha y Abu Dhabi decidieron en enero de 1998 celebrar un acuerdo destinado a incrementar su cooperación en materia energética y al desarrollo de sus relaciones comerciales, por lo que decidieron, al año siguiente, iniciar la construcción de un gasoducto. [3]. El proyecto será objeto de una fuerte oposición por parte de Arabia Saudí que afirmó por ejemplo en 2006 que el oleoducto pasa por sus aguas territoriales, acusación negada por Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. [4] ; El año pasado, Riad logró impedir la construcción de un gasoducto submarino que habría conectado a Qatar con Kuwait, bajo el pretexto de que el gasoducto atravesaría aguas territoriales saudíes. [5].


Este proyecto transnacional, y especialmente transfronterizo, acercará a los países interesados ​​resolviendo, en particular, sus disputas territoriales; el Sultanato de Omán y los Emiratos Árabes Unidos firmarán varios acuerdos a partir del 1 de mayo de 1999 (acuerdo de Suhar, arreglo de la disputa de Umm Zummul, donde se unen las fronteras saudí, omaní y emiratí), que terminarán con el acuerdo de Muscat del 21 de julio de 2008 en el que los dos vecinos del Golfo acordaron el rumbo de toda su frontera [6].


El proyecto Dolphin se lanzará oficialmente en 2004 bajo el liderazgo de una empresa especialmente creada llamada Dolphin Energy, que consta de tres accionistas: Mubadala Development Company (propiedad de Abu Dhabi) con el 51% de las acciones, el gigante francés Total France y el American Occidental Petroleum con un 24,5% cada una. Qatar suministra el gas (el gasoducto suministra hasta dos mil millones de pies cúbicos estándar por día de gas natural) y disfruta de plena autonomía para administrar la parte del gasoducto con sede en Doha.


El gas proviene del yacimiento de gas South Pars (también conocido como “North Dome”), la reserva de gas independiente más grande del mundo, compartida entre Irán y Qatar; la estructura legal subyacente de la ley de propiedad común, que permite tal intercambio, es en sí misma un ejemplo de cooperación favorecida por preocupaciones energéticas, incluida una relación tan compleja como la entre Irán y Qatar, desacuerdo político y diplomático sobre una serie de temas.


Al igual que los otros ejemplos históricos que se dan a continuación de cooperación energética que trasciende las disputas políticas, el oleoducto Dolphin combatirá varias crisis que azotan regularmente a la región, incluida la gran “Crisis del Golfo” (5 de junio de 2017 – 5 de enero de 2021) donde Qatar comenzó a ser rechazado por Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y un gran número de otros países musulmanes. De hecho, Doha reiterará su intención de continuar suministrando gas a Emiratos Árabes Unidos y Omán según el acuerdo firmado por los tres países a pesar del bloqueo diplomático y económico en su contra; El oleoducto, de hecho, seguirá operativo durante toda la crisis. [7].

2. Vectores de cooperación multisectorial


Si claras consideraciones económicas y energéticas permitieron que el proyecto Delfín viera la luz, las mismas fuertes motivaciones políticas también están impulsando el establecimiento de este gasoducto y la materialización de lo que es, hoy, un verdadero vector de cooperación internacional.


La política tarifaria aplicada a los usuarios de gasoductos es realmente muy buena en este sentido: el gobierno de Qatar, que sin embargo enfrenta una demanda de gas muy fuerte y por lo tanto no carece de clientes debido a sus vastas reservas de gas que hicieron del país, para 2022, el mayor exportador mundial de gas natural por delante de Estados Unidos [8], acordó comprometerse con el proyecto Dolphin aplicando un régimen de precios inferior al de otros competidores, mostrando al mismo tiempo la misma dimensión eminentemente política, como económica, que Doha quiere dotar al proyecto. En 2008, por ejemplo, Qatar pagó solo $1,25 por millón de BTU [9] de gas contra un promedio regional de $5 y un promedio mundial de $12 [10].


Una cooperación que lleva a otra, el proyecto Dolphin ha permitido desarrollar áreas de cooperación en sectores inesperados, como el medio ambiente, por ejemplo. Dolphin Energy participa, por tanto, en proyectos de regeneración de corales en el Golfo con autoridades qataríes y emiratíes; un programa de dos años lanzado en 2006, un año después de la apertura del oleoducto, proporcionó el primer estudio integral de los ecosistemas coralinos de la región, en colaboración con la ONG ambientalista WWF (World Wildlife Funds) [11].


Tras el impulso generado por el oleoducto Dolphin, el único gasoducto transfronterizo de la región, otros proyectos de cooperación energética verán la luz en toda la Península Arábiga: el Consejo de Cooperación del Golfo acordará el 31 de diciembre de 2001 establecer el Golfo Autoridad de Interconexión del Consejo de Cooperación (GCCIA) [12]cuyo propósito es facilitar el establecimiento de un sistema de interconexión eléctrica, que fue puesto en servicio en 2011. Conectando Arabia Saudita con Kuwait, Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Omán, esta interconexión reúne los recursos eléctricos entre los miembros de GCC y permite reduce los costes de suministro eléctrico garantizando una cierta estabilidad de la red, y ofrece una alternativa al transporte transfronterizo de petróleo a través de oleoductos, al convertirlo directamente en electricidad exportada [13].


El éxito del proyecto Dolphin, al estimular la cooperación regional, ilustra aquí nuevamente el papel innegable que pueden jugar los oleoductos en la solución de disputas regionales y cuánto pueden hacer avanzar -a veces por pragmatismo- la cooperación real entre los Estados, que por muy fría que sea .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *