Racing 92 celebra su 140 aniversario, una mirada retrospectiva a cinco momentos clave en la historia de Ile-de-France

Este domingo a las 17 h, el club de Ile-de-France recibe a Clermont en el marco de la 11.ª jornada del Top 14. La oportunidad de celebrar oficialmente su 140.º aniversario.

1892: por siempre el primero

Si el primer club de rugby de Francia se creó en Le Havre en 1872, el Racing -entonces llamado Racing Club- se convirtió en el primer club campeón de Francia en 1892, ganando la final contra… el Stade Français Paris Rugby (4-3). ). La próxima temporada, el vecino y rival parisino se tomará la revancha. Cabe señalar que, hasta 1898, la competición solo enfrentaba a los equipos de París entre sí. Un solo hombre simboliza el glorioso primero del club Ile-de-France: Frantz Reichel. Después de descubrir el rugby en 1888, se convirtió en una figura importante del rugby en Francia.

Jugador, gran deportista (participó en los Juegos Olímpicos de 1894 sobre 110 m vallas), gestor (creación de muchas federaciones deportivas, participó en la creación del Comité Olímpico Nacional Francés) pero también periodista para Le Figaro. En particular, cubrirá el primer partido entre los Blues y los All Blacks en 1906. Una categoría juvenil (juveniles mayores de 19 años) lleva su nombre. Tras su primera coronación en 1892, Racing ganó dos títulos más en 1900 y 1902.

1990: el soplo de aire fresco de “Showbizz”

A principios de los 90, traído por una generación dorada (Mesnel, Blanc, Cabannes, Serrière…), el Racing Club de France eliminó la imagen tradicional y seria del rugby en Francia. El club, que juega en el estadio Yves-du-Manoir de Colombes, ofrece un juego alerta y apasionado, apoyado por un grupo rudo y feroz. Pero por estas inolvidables travesuras también se habla de los Racingmen: no dudan en jugar boinas contra los vascos de Bayona, clavarse un pez rosa en la espalda el 1 de abril o pintarse la cara de negro para protestar. contra los insultos racistas de los que uno de ellos fue víctima.

Mirando hacia atrás, Franck Mesnel recuerda este tiempo bendito, sin querer compararlo con el presente: “Había tantas personas mayores a nuestro alrededor que estaban enojadas, diciéndonos una y otra vez que solía ser mejor. ¡Juramos que nunca despediríamos a los viejos idiotas!”. Tras una derrota en la final ante el Toulon en 1987 (12-15), el Racing consiguió el cuarto título de su historia al imponerse al Agen, en la prórroga, en 1990 (22-12).

2010: rotundo regreso a la máxima categoría

Hasta la fecha, Racing 92 sigue siendo el único club ascendido que ha jugado en las últimas etapas del Top 14 en su regreso a la máxima categoría. Después de la gloriosa década del “Showbiz”, la transición al profesionalismo pasó factura. El club de Ile-de-France abandonó la élite dos veces (1996, 2000) y su seguridad financiera pasó por una fusión con US Metro en 2001. “Dicen que los grandes equipos nunca mueren, eso no es cierto. Lo vimos en Béziers o Lourdes. Estos grupos murieron luchando por las finanzas”, subrayó Philippe Guillard, una vez que las tres cuartas partes excéntricas del club se convirtieron en un exitoso director. El fundador del grupo inmobiliario Foncia, Jacky Lorenzetti, visto en las gradas del estadio Yves-du-Manoir, fue abordado luego por Franck Mesnel y Eric Blanc, quienes han mantenido al club a distancia durante mucho tiempo. El empresario se convirtió en el accionista mayoritario (61%) en mayo de 2006.

Bajo el liderazgo de Pierre Berbizier -apodado el “Jesús” de Mesnel-, Ciel et Blancs volvió a la máxima categoría en 2009-2010 y se clasificó para la final. Perderían en el desempate en Clermont, el partido terminó en una tormenta con Pierre Berbizier atacando violentamente a Pierre-Yves Revol, entonces presidente de la Liga, después de un arbitraje controvertido. “No necesitas ver al Sr. Gira para ver las sonrisas falsas del burro. Tenemos que encontrarnos. Luego, el agradecimiento del Sr. Revol… Que vaya primero al vestuario del árbitro”Peste “berbize”.

2016: el tour de force de Barcelona

Actuando todos los años en las finales de conferencia (lo que siempre sucede), los Racingmen luchan por marcar la diferencia y ganar los playoffs. Laurent Labit y Laurent Travers, que llegaron de Castres, donde ganaron el Brennus en 2013, tuvieron la suerte de contar con algunos ex All Blacks notables en su plantilla (Dan Carter, Joe Rokocoko y Chris Masoe), que empujaron al equipo a lo más alto. “Nos faltan jugadores así, que puedan liderar, liderar en el campo. Pero sobre todo fuera de la cancha. Solo puedes ver la parte de “tierra” de lo que pueden llevar. Lo que nos interesa es lo que hacen afuera“, explicó en su momento Laurent Labit, quien fuera entrenador de ataque del XV de Francia.

El equipo de Hauts-de-Seine llegó a la final de la Copa de Campeones por primera vez en su historia, pero cayó en Lyon (con un Carter lesionado) ante los Saracens de Owen Farrell y Maro Itoje (21-9). Un mes después, Racing 92 volvió a avanzar a la final, esta vez en el Top 14 (se trasladó al Camp Nou de Barcelona, ​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​ ​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​ ​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​ de los cuales, la Eurocopa de fútbol en Francia, para desafiar al Rugby Club Toulonnais.

Todo comenzó mal con el rápido despido del medio scrum de Ile-de-France Maxime Machenaud, maldecido en los grandes eventos, por una peligrosa entrada al australiano Matt Giteau. Pero, en lugar de precipitar la caída de Ciel et Blanc, este hecho del partido energizará a Racing, que derribó a RCT, con un particular tour de force del extremo Juan Imhoff que asistió en el scrum y un soberbio intento en solitario de Joe. Rococó.

“Tenemos estrellas y soldados. Pero creo que tenemos más soldados que estrellas. En este caso, cuando tienes jugadores como Dan Carter y Joe Rokocoko, todo se une. Humanamente, hemos creado algo. Hoy no mostramos talento, demostramos trabajo, trabajo y trabajo Y, como decimos en español, este equipo tiene “huevos” (huevo)… ¡Grandes “huevos”!” el totémico Imhoff confió después. En homenaje a sus gloriosos mayores, los jugadores saltaron al terreno de juego con americanas y bebieron champán en el descanso. Hasta el día de hoy, sigue siendo el único título importante del período Lorenzetti Racing.

2017: tiempos de cambio con Arena

Este fue el gran proyecto de Jacky Lorenzetti cuando asumió Racing 92: construir una sala multimodal para albergar tanto partidos de rugby como espectáculos. Eso puso algunos dientes de punta. Por primera vez, el rugby se convirtió en un deporte de interior, independiente de las condiciones climáticas. Y, prueba de la primacía de los eventos extradeportivos, la acústica fue especialmente estudiada durante la construcción del edificio por Christian de Portzamparc, el arquitecto ganador del Premio Pritzker (el Premio Nobel de arquitectura) en 1994 y el Grand Prix de urban. planificación en 2004, que preveía en particular la Ciudad de la Música en París (Parc de la Villette). La sala, construida en forma de U, está equipada con una gran pantalla de 2200 m², la mayor de Europa.

En un césped sintético, la prima se sitúa en el juego de ataque y la velocidad. Un arma de doble filo: Racing 92 sufrió algunas derrotas notables en su Arena y los equipos que viajaban a Nanterre, detrás del Grande Arche de La Défense, jugaron valientemente su suerte y se soltaron. En las gradas, el club Alto-Séquanais ciertamente acoge a más gente que el Yves-Du-Manoir, pero la Arena es grande y sus bahías a menudo parecen vacías. Durante la temporada 2021-2022, Racing 92 atrajo a 157.000 espectadores de pago en la liga, la séptima mejor asistencia del Top 14, muy por detrás de Bordeaux-Bègles (312.000 espectadores) o Toulouse (245.000 espectadores).

Ante el creciente éxito de su recinto (que ofrece un ancho de vía entre el Accor Arena y el Stade de France), el Racing se ve cada vez más obligado a trasladar sus encuentros (Vannes, Nantes, Le Mans) cuando tienen lugar los espectáculos. El siguiente ejemplo hasta ahora: los hombres de Laurent Travers comienzan su campaña en la Copa de Campeones, contra el formidable Leinster, el 10 de diciembre… en Le Havre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *