Increíbles imágenes de inundaciones en estaciones de esquí: cuando la realidad se pone al día con la ficción

No visto todavía. Fue un verdadero “monzón” que golpeó este fin de semana durante unas treinta horas en Saboya y Alta Saboya, causando daños importantes en varios sitios, además de derretir una capa de nieve. es débil Si todo el macizo francés no se ve afectado por este raro fenómeno, en todas partes de Francia, el comienzo de la temporada promete ser difícil. ¿Quién más puede negar ahora que hemos entrado en una aceleración del calentamiento global?

El viernes 23 de diciembre, Météo-France puso a Savoie y Haute-Savoie en alerta naranja de “lluvia-inundación”. El “alto riesgo de desencadenar avalanchas cuando los esquiadores pasan por los Alpes del Norte” es de temer. Los pronósticos se confirmaron, especialmente en el valle de Chamonix, donde se observaron avalanchas relativamente grandes. Pero el impacto de este fin de semana vino principalmente del lado de las fuertes lluvias.

En dos días cayeron sobre Vallorcine al menos 139 milímetros de agua acumulada, es decir, 139 litros de agua por metro cuadrado. En el Tour vimos 102 milímetros y unos 94 milímetros en Chamonix. Con el límite lluvia-nieve entre los 2.200 y los 2.300 metros, las pistas de esquí fueron arrastradas por la lluvia, lo que provocó el cierre total o parcial de algunas estaciones.

Peor aún, en Châtel, en Nochebuena, esperábamos que nevara con la esperanza de que toda la zona de esquí estuviera cubierta para las vacaciones, pero cayó una fuerte lluvia en esta estación de Alta Saboya ubicada a 1.300 metros sobre el nivel del mar, lo que provocó que el suelo erosión. “Más preocupante aún, la masa sólida de un pilón de un telesilla ha sido removida de un dispositivo de conexión. Hay que arreglar todo y no será fácil”, explicó el alcalde Nicolás Rubín en Facebook. “El pilón del telesilla se ha movido más de diez metros. sobre su eje y sostenido en su lugar por un cable tensado. En cualquier momento, el pilón podría resbalar”, se preocupó.

Todavía en Alta Saboya, en Praz de Lys-Sommand, estación situada entre los 1.250 y los 2.000 metros, el fondo de las pistas se inundó por completo, dejando los remontes con los pies en el agua. Una maravillosa imagen que dio la vuelta en las redes. “Llovió hasta 2.400 metros”, según el meteorólogo Guillaume Séchet, hablando en Twitter.

Ahora que se ha levantado la alerta naranja, permanece, insiste Meteo France, que “las áreas de relieve por debajo de 1.800/2.000 m aún pueden verse afectadas, con riesgo de deslizamientos de tierra y / o fuertes inundaciones “, por no mencionar a salvo de avalanchas húmedas, por lo que se requiere extrema precaución. Ante este deshielo inusual, desde los Alpes hasta los Pirineos, nos preocupa una temporada que parece que empieza mal, ya que el índice de cobertura de nieve es muy bajo.

En el macizo de los Pirineos, donde la mañana de este lunes la temperatura no bajó de los 3°C, muchas estaciones se encuentran actualmente parcialmente cerradas. En las áreas del AX 3, solo un tercio de la estación era accesible el lunes. En Cauterets, 15 km de los 38 son transitables, y sólo la mitad por la zona de Angles.

En los Alpes, aunque en general mejor, la situación es poco alentadora. Alpe d’Huez actualmente solo tiene una tasa de apertura del 43% (48 de 111), Chamonix (32%) La Clusaz (27%), Megève (14%). Solo los mejores resorts son geniales. Les Arcs cuenta con el 81% de su dominio esquiable abierto, Val Thorens el 77%, Les Ménuires el 71% y Courchevel el 70%. Pero hasta cuando? Mirar la previsión meteorológica de esta semana no anima al optimismo, la suavidad sigue vigente desde hace unos días en nuestros macizos.

Imagen de cabecera: Exterior

Temas :
Ambiente
Calentamiento global
empresa
estación de esquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *