Mercedes GLC 220d (2022): un elegante básico

EN PALABRAS BREVE

GLC de nueva generación

Suspensión neumática y dirección en las ruedas traseras opcional

Desde 60.700€

Sucediendo a un GLK que era difícil de vender debido a un aspecto demasiado típico de los 4×4, el GLC fue un gran éxito. Entre 2015 y 2022, este SUV de diseño fluido vendió 2,6 millones de copias, lo que lo convierte en el segundo Mercedes más vendido del mundo. Por lo tanto, para la renovación del GLC, el fabricante no asumió ningún riesgo. Lo rediseñó en silencio, mejoró todo lo que se podía mejorar, permitiendo que el nuevo modelo cambiara el código, de tipo x253 a x254.

Más nuevo de lo que parece

Toda la carrocería ha sido rediseñada, sin paneles comunes a la generación anterior. La base de las ventanas laterales ahora se eleva al nivel de la ventana del cuarto trasero, mientras que en la parte trasera, las luces delgadas están conectadas por una banda negra brillante. En la parte delantera, los nuevos faros más delgados tocan la parrilla en su parte superior, mientras que en las puertas los espejos ya no están sobre la base de vidrio sino más bien de chapa. La plataforma está claramente evolucionando, ya que ahora se deriva de la Clase W206.

En el nuevo GLC, los faros se unen a la parrilla.

Bajo el capó, el diésel de 2,0 l de la versión 220d desarrolla 197 CV. Se completa con un alternador-arrancador, alimentado por un circuito eléctrico de 48 voltios, que ofrece 23 CV y ​​200 Nm adicionales, lo que no es anecdótico. Este motor se combina necesariamente con una transmisión automática de nueve velocidades y tracción total que envía el 55% del par por defecto a la parte trasera.

Prueba - Mercedes GLC 220d (2022): un elegante nivel de entrada

Por el lado del tren de rodaje, el GLC se basa en un eje de cuatro brazos en la parte delantera y un brazo múltiple en la parte trasera. Como opción, no solo hay suspensión neumática, sino también dirección en las ruedas traseras, lo que debería beneficiar el dinamismo del comportamiento en la carretera. No serán demasiado, porque toda esta sofisticación mecánica se ve compensada por un elevado peso: ¡2.020 kg como mínimo!

¿Cómo se traduce esto en consumo de combustible y emisiones? La del GLC 220d se anuncia entre 5,2 l/100 km y 5,9 l/100 km de media, según la configuración, lo que corresponde a 136 g – 155 g/km de CO2. Razonable, y ciertamente favorecido por un Cx muy decente de 0.28.

Alta tecnología y bien hecho pero complicado

En nuestra Línea GLC AMG, los cambios parecen más drásticos que en el exterior. De hecho, vimos el tablero del Clase C, por lo que las pantallas digitales crecieron, el sistema multimedia de última generación MBUX 2.0 es parte de él. Estas pantallas son buenas, la del medio (11,9 pulgadas) es más agradable de usar por su perfecta respuesta. ¿Y la ergonomía? En género no está mal hecho, pero en términos absolutos es un horror. Está lleno de menús, submenús e incluso contiene controles de temperatura. Detrás del volante, el teléfono de 12,3 pulgadas contiene muchos gráficos diferentes, llenos de información, lo que aumenta el tiempo dedicado a mirarlos para encontrar el correcto. Peor aún, las graduaciones del cuentarrevoluciones circular son irregulares: de 20 a 20 a 100 km/h, lógicamente, luego de 40 a 40, manteniendo el mismo espaciamiento que las anteriores. Una aberración que he visto en la Clase E.

Las pantallas son llamativas, pueden configurarse de cara al conductor en todas las direcciones, pero su ergonomía no es obvia.
Las pantallas son llamativas, pueden configurarse de cara al conductor en todas las direcciones, pero su ergonomía no es obvia.

Vimos el exclusivo commodo querido por Mercedes, a la izquierda del volante, que permite controlar los faros y los limpiaparabrisas. No, no están a la derecha, casi idénticos, que en realidad es… ¡el control de la caja de cambios! Dicho esto, esta palanca es más práctica de usar que el tipo de almohadilla que se encuentra en la consola central del modelo anterior. En los cuatro radios del volante hay una plétora de otros controles. En la parte superior izquierda, los modos de visualización del teléfono, en la parte inferior, el control de crucero. A la derecha, gestionaremos el sistema multimedia. ¡Complicado!

Prueba - Mercedes GLC 220d (2022): un elegante nivel de entrada
Prueba - Mercedes GLC 220d (2022): un elegante nivel de entrada

Los controles del volante son un poco difíciles de entender, especialmente en el lado izquierdo.

Nos consuela notar que si la presentación general es lujosa (qué quieres, que sea elegante), el acabado resulta muy bien logrado, tanto en materiales como en diseño. asamblea. El GLC evita así los defectos del Clase C (plásticos duros bajo el salpicadero ya veces mal acoplados) al tiempo que se sitúa por encima de un BMW X3, al menos a la par del Audi Q5.

La espaciosa cabina se beneficia de un excelente acabado.
La espaciosa cabina se beneficia de un excelente acabado.

Además, apreciamos la buena habitabilidad, el gran almacenaje cerrado bajo el apoyabrazos, así como el espacioso maletero que, con 620 l, se sitúa en lo más alto de la categoría. Cambiarlo es bastante fácil, gracias a las llaves abatibles de los asientos traseros, aunque los cinturones restringen un poco el movimiento. Se obtiene un suelo plano, que facilita la carga. Por otro lado, el asiento todavía no se deslizará y los archivos tampoco se ajustarán. Es muy triste.

Enorme capacidad para el maletero, que varía de 620 l a 1.680 l, sin olvidar el espacio de almacenamiento bajo su suelo.
Enorme capacidad para el maletero, que varía de 620 l a 1.680 l, sin olvidar el espacio de almacenamiento bajo su suelo.
Buenos asientos traseros, pero el banco no se desliza.
Buenos asientos traseros, pero el banco no se desliza.

Paseo muy suave

En la parte delantera, afortunadamente, nos beneficiamos de un puesto de conducción indestructible así como de un asiento (aquí con ajustes eléctricos) de gran comodidad. De arranque no podemos ignorar que estamos ante un diésel, más por sonido que por vibraciones, bien filtrado. Nuestro ejemplar estaba equipado con suspensión neumática y ruedas direccionales traseras, por lo que era muy fácil de usar en ciudad, donde absorbe muy bien los desniveles. La motorización se distingue por su gran suavidad, frenando y arrancando y arrancando el motor sin dar sacudidas. Otra de las ventajas del alternador-arrancador es que agiliza los arranques y arranques, ya que elimina cualquier tiempo de respuesta.

Los asientos eléctricos con longitud de asiento ajustable, de serie, son muy cómodos.
Los asientos eléctricos con longitud de asiento ajustable, de serie, son muy cómodos.

En carretera y autopista (a 120 km/h porque estamos en España), se olvida el diésel a velocidad constante, donde apreciamos la buena insonorización general y el maravilloso confort. Las ayudas a la conducción funcionan de maravilla, excepto que cambié varias veces la pantalla pensando que estaba actuando sobre el control de crucero, usando el volante equivocado… Además, la realidad aumentada opcional era confusa porque hace que las indicaciones visuales de dirección sean menos claras. . Preferí desactivarlo, por desgracia.

Prueba - Mercedes GLC 220d (2022): un elegante nivel de entrada

Luego completamos un recorrido de casi 100 km por caminos montañosos, lo que nos permitió probar el comportamiento del GLC bajo presión. Aunque se escribe comodidad, funciona bien gracias en primer lugar a una dirección rápida y precisa, a una buena consistencia. Luego, el chasis se muestra muy equilibrado y dotado de un importante agarre lateral, lo que tranquiliza, al igual que la tracción total que proporciona la tracción total. Por su parte, la suspensión logra un feliz compromiso entre comodidad y soporte corporal, para este tipo de vehículos.

En el orden de los soportes, se dice, el peso es sensible, el GLC flexible entonces carece de vitalidad. Puede contrarrestar ligeramente esta impresión seleccionando el modo Sport, que endurece la suspensión y la dirección, mientras cambia artificialmente el sonido del motor. Reduce algo el filtrado de asperezas, especialmente en la parte trasera, por lo que nos decantamos por el programa Confort, que se adapta perfectamente a la naturaleza de este SUV. Todavía lamentamos que el pedal del freno quede demasiado suave, aunque la fuerza de desaceleración es obvia.

El 4 cilindros ofrece un rendimiento interesante, pero no tiene sentido ir más allá de las 3.500 rpm. Este curso fue aprobado, y aunque recibió 4.400 rpm, el bloque braille fue más que nada y el empuje se secó. Es mejor aprovechar el par alto a medio régimen saliendo de la caja, suave y rápida, para mantener las revoluciones en la zona adecuada para conseguir fuertes arranques. También puedes elegir el programa Eco, para reducir el consumo, pero sorprendentemente, en este modo, el sistema no apaga el motor con tanta frecuencia en una ligera disminución como lo hace el BMW X4 M40d.

El hecho es que el consumo es realmente modesto. A lo largo de más de 200 km de ida, a medio camino entre la autopista y la montaña nacional principalmente en subida, se alcanzan los 6,7 l/100 km. A la vuelta no superaba los 5,8 l/100 km. Dado que nuestra copia estaba equipada con un techo corredizo panorámico y llantas de 20 pulgadas, podemos considerar que los anuncios del fabricante son realistas. Tenga en cuenta que a veces el aire acondicionado pita, lo cual es muy desagradable.

Prueba - Mercedes GLC 220d (2022): un elegante nivel de entrada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *