por su partido número mil, Lionel Messi llevó a Argentina a cuartos de final

Suele escribirse que el Mundial empieza en octavos de final. Que la fase de grupos es a competición lo que la prueba corre al precio del Arco del Triunfo: un entrenamiento placentero. En este Mundial único con tantos puntos -una ciudad para reunir a todos los participantes, una temporada escalonada y un sinfín de polémicas- Argentina tomó un camino diferente. Derrotados cuando entraron a la competencia con Arabia Saudita, los compañeros de Lionel Messi han jugado (y ganado) 32mi en la final contra México, luego un 16mi Final contra Polonia. Por su tercer encuentro consecutivo en el que habría sufrido una derrota, la Albiceleste ganó el sábado 3 de diciembre a Australia (2-1).

Revive el encuentro: Argentina-Australia: la Albiceleste clasificó a cuartos de final y se unió a Holanda

En un estadio Ahmad-Bin-Ali de Doha dedicado a su gol, y haciéndose eco del coro de decenas de miles de argentinos, todos se centraron solo en él: el “pequeño” Lionel Messi, que una vez más, llevó a los suyos en la próxima ronda. Por el partido número mil de su carrera, el siete veces Balón de Oro volvió a liderar a su equipo. Decidido, incluso persiguiendo a un defensa australiano, enfadándolo y recuperando un buen toque, ‘la Pulga’ abrió el marcador en un bosque de piernas australianas (1-0, 35).mi). Su noveno gol en un Mundial -así se une a Cristiano Ronaldo- y, más sorprendentemente, el primero en una fase eliminatoria. Aplicada, si no muy inspirada, la Albiceleste no ha sido en vano la invitada sorpresa de estos octavos de final.

Lionel Scaloni advirtió a sus tropas. “Creer que Australia será fácil es un error. En la Copa del Mundo, representas a tu país y aumenta tu fuerza”, advirtió el técnico argentino, aliviado, tras la clasificación de sus jugadores ante Polonia. Si Francia remontó el marcador inicial de Australia para finalmente ganar (4-1), ni Túnez ni Dinamarca pudieron desviar a los jugadores de la isla-continente de su plan de juego. “No somos candidatos a nada, somos favoritos a nada. Somos un equipo que luchará pero no debemos creer que vamos a ser campeones del mundo porque ganamos esta noche.prosiguió el técnico argentino.

Australia vuelve a desinhibirse

Porque ante su selección, Australia, uno de los pequeños pulgares del torneo, no tiene complicaciones. “Jugamos 11 contra 11. No hay once Messi, solo hay”, insistió el defensa australiano Milos Degenek antes del encuentro. Fanático de Lionel Messi pero decidido a truncar -si es posible- su carrera internacional, el conjunto de los Socceroos aseguró a su equipo ” Aprendió mucho “ desde su debut ante los franceses. “Les mostramos un poco de respeto en el primer juego. » Milos Degenek, que esperaba enfrentarse a una Albiceleste con un nivel superior al de la primera ronda, no ha ocultado las nuevas ambiciones de Australia.

Sin inmutarse, los australianos comenzaron el partido como los tres anteriores. Como anunciaron. “No creo que nadie esperara que ganáramos un partido, así que dos en el mismo Mundial es una locura”, insistió el viernes el entrenador Graham Arnold. Segundo presunto cuchillo de la competición, los Socceroos no tienen la intención de bajar de su nube en el corto plazo. Los compañeros de Aziz Behich no son un equipo con capacidad técnica para dominar a su rival, pero su impacto físico y su forma de presentarse sin multiplicar los toques de balón les da la posibilidad de elegir a cualquier rival, siempre que le deje un espacio.

Lea también: Los artículos están reservados para nuestros suscriptores. Francia-Australia: los Socceroos en busca de una nueva generación dorada

Los franceses, que pueden haberse encontrado perdiendo 0-2, los tunecinos y luego los daneses vieron que la fortuna sonreía a los atrevidos australianos. Los argentinos también, como el gol de Craig Goodwin, se hicieron cargo sin pedir el balón que fue devuelto por la defensa argentina desde fuera del área penal. Contrarrestado, el disparo del suplente australiano, que fue goleador ante los Blues, dejó al portero Emiliano Martínez, que no tuvo reacción (2-1, 77).mi). Y marcó el comienzo de un final incierto.

Unos cuartos de final contra Holanda

Afortunadamente para los sudamericanos, los socios de Rodrigo De Paul supieron elegir a su oponente cuando mostró su ventaja. Aprovechando la presión adelantada del centrocampista del Atlético Madrid sobre el portero australiano, Julián Álvarez marcó el segundo gol del argentino (2-0, 57mi). Al final del partido, la Albiceleste pudo resguardarse. Pero ni Lautaro Martínez ni Messi, en varias ocasiones, fueron capaces de poner patas arriba a la defensa australiana. Y quizás se habrían arrepentido, si Martínez no hubiera interferido en el último minuto, con un disparo a quemarropa de Garang Kuol.

Lea también: Qatar 2022: el perfil “no oficial” de la selección argentina

Milos Degenek tenía razón: el sábado su equipo no se enfrentó “Once Lionel Messi”. Pero solo uno basta para dar esta rivalidad de las tierras del sur a favor de la Argentina. La milésima salida de “la Pulga” como jugadora profesional no fue la última en la Copa del Mundo. Con el estadio en llamas en la segunda mitad después de una incursión de 40 metros en la que regateó a cinco australianos hasta el área penal, antes de ser atrapado en un scrum, Lionel Messi puso a Argentina de pie. En 2018, su equipo cayó en este tramo de la competición tras un emocionante partido ante Francia de Benjamin Pavard (3-4); Decidido a conquistar el único título que le falta, el jugador del Paris Saint-Germain no dejó que los australianos aplastaran sus sueños.

“Es una gran alegría superar este hito y dar un paso más hacia la meta”, declaró, feliz, el jugador, que fue nombrado hombre del partido. Para él, los argentinos controlaban el juego y podían sellar el destino. “El final fue complicado porque encajamos ese gol y sufrimos un poco. Pero es el Mundial, es normal tener dificultades”.

Al no ser brillante en el juego, su Argentina acumula presión y se perfila como un oponente más duro a medida que avanzan las rondas eliminatorias. Para su encuentro mil y uno, el capitán de Argentina tiene una cita el viernes en Holanda (20:00 horas, hora metropolitana). Ante un rival de otro calibre (ganador de Estados Unidos el sábado por 3-1), la Albiceleste volverá a estar dispuesta a extender el coro de sus seguidores a la noche qatarí.

Lea también: Mundial 2022: Holanda puede apuntar muy alto tras su victoria sobre Estados Unidos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *