Reforma de pensiones: una jornada de movilización a partir del 19 de enero

La batalla está a punto de comenzar. Al día siguiente de la presentación de la reforma de las pensiones, los sindicatos se preparan para movilizarse a partir del 19 de enero, en un frente único contra el aplazamiento de la edad legal a los 64 años. Después de tres meses de demora y consulta, el gobierno emitió su veredicto y confirmó el esperado aumento de la edad legal de jubilación de 62 a 64 años en 2030. Emmanuel Macron tiene menos de 65 años prometidos antes de ser reelegido. Pero suficiente para “garantizar el equilibrio” del presupuesto al final de la década, mientras se financian “medidas de justicia”, aseguró Elisabeth Borne.

El presidente del Gobierno defendió los “avances” en el empleo de los mayores, las “largas carreras” y la consideración de la pobreza. Pero sobre todo la revalorización de las pequeñas pensiones, que pronto subirán a 1.200 euros totales (antes de descontar CSG) al mes durante toda una carrera. La propuesta afectará no solo a los futuros jubilados, sino también a los casi dos millones de jubilados actuales. Suficiente para satisfacer el derecho, clave para la aprobación de la reforma en el Parlamento. El presidente de los republicanos, Eric Ciotti, también se mostró complacido de ver tomadas las “importantes demandas” de su campo.

también lea64 años de edad, periodo de cotización… Elisabeth Borne se lanzó a la lucha por las pensiones

Pero el grupo LR en la Asamblea tiene una “línea roja” en la “carrera larga”. Requiere que una persona que comenzó a cotizar a los 20 años “podrá salir cuando haya alcanzado todas sus anualidades (43 años a partir de 2027, nota del editor), es decir, no a los 64 sino a los 63”, subrayó el miércoles durante RFI. su portavoz, Pierre-Henri Dumont.

Satisfacción general de los empleadores

Los empleadores también están generalmente satisfechos: Medef saludó las “decisiones pragmáticas y responsables” del ejecutivo. Aunque reafirma su hostilidad al índice que mide la ocupación de los mayores en empresas de más de 300 empleados, acompañado de una sanción económica en caso de negativa a publicar.

El recibimiento no fue sorprendente por parte de los sindicatos, quienes a una sola voz denunciaron una reforma “brutal” y llamaron a la “primera jornada de huelgas y manifestaciones” el 19 de enero. Una fecha que debería “dar el comienzo de una fuerte movilización durante mucho tiempo”, pidió el líder de la CFDT, Laurent Berger, que denunció el jueves en France Inter “una reforma del equilibrio financiero a costa de los trabajadores”.

Todos los partidos de izquierda se han manifestado hasta ahora, incluido Insoumis, que también está planeando una “marcha por las pensiones” el 21 de enero en París.

Peligroso enfrentamiento con la Asamblea

Las medidas compensatorias de la reforma les parecen insuficientes ante un “grave retorno social”, en palabras del líder de la LFI, Jean-Luc Mélenchon. “No es porque tengas un trago amargo rodeado de miel que la cuchara sea agradable”, resumió a franceinfo el líder de los diputados del PS en la Asamblea, Boris Vallaud.

Por lo tanto, el enfrentamiento comenzará antes de la presentación del proyecto de ley al Consejo de Ministros, el 23 de enero. El gobierno ha optado -un hecho raro- por aprobar un presupuesto reformado para la Seguridad Social, imponiendo así una revisión obligatoria del texto con el objetivo de adopción definitiva a finales de marzo, permitiéndose la posibilidad de utilizar 49,3 en caso de estancamiento de la Asamblea. El peligro puede venir de ambos lados del hemiciclo. En la extrema derecha, la líder de la Agrupación Nacional, Marine Le Pen, prometió “bloquear” una reforma “injusta”. A la izquierda, France Insumise amenaza con un diluvio de cambios.

Pero “no sólo pasará en la Asamblea”, advirtió el número uno de la CGT, Philippe Martínez, esperando “del mundo en manifestaciones y del mundo en huelgas”. En particular, se examinarán una serie de sectores importantes, en primer lugar en el transporte y la energía, donde la extinción prevista de los regímenes especiales RATP y EDF podría provocar el caos. El número de participantes el día 19 será determinante para el resto del movimiento.

¿Doblará la movilización sindical al ejecutivo? “Les digo (…), y lo saben, que esta reforma es necesaria si queremos salvar el sistema de reparto”, respondió a RTL el ministro de Trabajo, Olivier Dussopt. “Queremos llegar hasta el final”, dijo a franceinfo el portavoz del gobierno, Olivier Véran.

(con AFP)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *