La economía francesa seguirá estable a principios de año, según la Banque de France

A pesar de las conmociones, la economía francesa sigue luchando. Debería estabilizarse en enero, después de un ligero crecimiento a fines de 2022, dijo el miércoles la Banque de France. La inflación en curso que carcome el poder adquisitivo, los precios de la energía que han subido desde la invasión rusa de Ucrania, las tensiones de suministro post-Covid… Ante los riesgos que se acumulan, la economía ya está doblada, no rota. “La estabilidad ha sido confirmada e incluso extendida”, dijo el director general del banco central francés, Olivier Garnier, en una rueda de prensa. “Hay un nivel de preocupación por el futuro que sigue siendo alto (…), pero a pesar de todo, mes a mes, la actividad sigue mejorando ligeramente, aunque por supuesto de forma menos sostenible que en la primera mitad de 2022”, agregó el economista.

El crecimiento del producto interior bruto (PIB) debería alcanzar el 0,1 % en el cuarto trimestre de 2022, teniendo en cuenta el impacto punitivo de las huelgas de otoño en las refinerías y el mantenimiento de las centrales nucleares, con “leve aumento en diciembre”, según la institución. Debería ser “casi estable” en enero. Para todo 2022, la Banque de France confirmó su previsión de crecimiento del 2,6 % (frente al 2,5 % del INSEE), antes de una fuerte disminución de la velocidad en 2023, hasta el +0,3 % según su escenario principal. Pero todavía hay “mucha incertidumbre sobre el primer trimestre”, dijo Olivier Garnier. La institución no descarta un retroceso “limitado y temporal”. A medio plazo, el Banque de France espera un ciclo económico con tres “R”: resiliencia, desaceleración y recuperación a partir de 2024.

LEA TAMBIÉN

Francia, campeona del mundo… de deuda pública

Aumento esperado del PIB del 2,7%.

El Gobierno, que ha desplegado una batería de ayudas para apoyar a empresas y hogares, prevé un aumento del PIB del 2,7 % en 2022, antes de una fuerte desaceleración al 1 % este año, un escenario que muchas instituciones económicas consideran demasiado optimistas. En detalle, la actividad siguió creciendo en diciembre en industria, servicios y construcción, más fuerte de lo esperado el mes pasado, según los resultados de la última encuesta mensual realizada entre 8.500 líderes empresariales entre el 20 de diciembre y el 5 de enero. En particular, Olivier Garnier menciona una relajación de los temores relacionados con el suministro de energía, gracias a las suaves temperaturas invernales, y que los pedidos de libros todavía están “bien abastecidos” a pesar de la caída. Este es particularmente el caso de la aeronáutica, los productos informáticos y los equipos eléctricos. Pero los libros de pedidos se consideran “bajos” en productos químicos y de caucho y plástico.

En enero, la actividad debería progresar ligeramente en los servicios y la industria, aunque con fuertes variaciones sectoriales: descenso en la confección o en particular caucho-plástico, aumento en la farmacéutica, automóviles o aeronáutica. Él será fuerte en el edificio. Al igual que otras grandes economías occidentales, Francia se enfrenta a un aumento de la inflación, que debería superar en la primera mitad de 2023, pero su banco central dijo en diciembre una “ligera moderación en el aumento de los precios en la industria, incluso si se mantiene”. . Sin embargo, no hubo cambios en los servicios y la construcción. Para enero, “los líderes empresariales esperan un fuerte aumento de los precios”, que es “mayor que el aumento estacional que tradicionalmente se observa a principios de año”, precisó el banco.

LEA TAMBIÉN

Se espera que la economía francesa esté en números rojos a finales de año

Reclutamiento difícil

Incrementos que algunas empresas repercuten en sus precios de venta. En diciembre, las dificultades de suministro disminuyeron, la posición de divisas se estabilizó pero en un nivel “relativamente bajo” en la industria, mientras que la contratación siguió siendo difícil. Los inventarios han seguido aumentando, manteniéndose en un nivel “alto” debido a la disminución de la demanda oa dificultades particulares de suministro, o incluso al temor a posibles cortes de energía en los próximos meses. En cuanto al impacto de la crisis energética en su actividad en diciembre, las empresas no reportaron cambios significativos respecto a los dos meses anteriores. Entonces, el 23% de ellos dicen que se vieron afectados en diciembre. Sin embargo, el 32% de ellos espera un impacto en los próximos tres meses, y más temen por sus márgenes (52%).

LEA TAMBIÉN

Livret A: se encamina a una subida de más del 3% el 1 de febrero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *