el GME funciona a toda velocidad y marcha atrás

En los seis meses que el Maghreb Europe Gas Pipeline (GME) lleva su gas en sentido contrario, desde Tarifa a Marruecos, las exportaciones han aumentado y Rabat empieza a ver los efectos positivos de esta inversión de la situación si podemos expresar así

De hecho, en junio del año pasado se reabrió en sentido contrario el gasoducto Magreb-Europa (GME) después de que Argelia lo cerrara hace unos meses. En una cosa es buena la desgracia, nos decimos, porque laDesde entonces, España ha aumentado considerablemente el suministro de gas a Marruecos gracias a GME. Las exportaciones de gas de España a Marruecos a través del gasoducto del Magreb aumentaron casi 3,5 veces respecto a la media de los meses anteriores.

Cuando reabrió, el flujo traído a Marruecos fue relativamente bajo, al menos durante los primeros cuatro meses. Pero en los últimos dos meses, Enagás – certificado como GRxT independiente por la Unión Europea y gestor técnico de gas del sistema en España – anunció registró un incremento del 344% en el suministro de gas a través de GME desde Tarifa a Marruecos en noviembre respecto a su lanzamiento en sentido contrario (junio (60 gigavatios hora, GWh), julio (172 GWh) y septiembre (123 GWh), los envíos comenzaron a triplicarse (328 GWh) en octubre, alcanzando en noviembre y diciembre hasta cinco veces el volumen registrado en el primer mes de apertura : 553 GWh y 527 GWh respectivamente).

Es decir, en los seis meses que el gasoducto estuvo funcionando en sentido contrario al primero, España envió un total de 1.882 GWh de gas a Marruecos, y sólo en los dos últimos meses, casi el 60% del total acumulado el suministro se concentró según datos de Enagás, el operador del sistema gasista español y que gestiona la red principal de gasoductos y la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES).

Pero digamos en rigor, España nos da gas, si no vende gas a Marruecos. Su papel se limita a un “bakchich debido” a este servicio, es decir, a recibir en sus plantas de regasificación los barcos que entregan gas que Marruecos obtiene de cualquier país que vende gas y lo envía por gasoducto desde Tarifa (Cádiz) a Marruecos.

En este sentido, ante la creencia de Argelia de ser el único productor de gas del mundo, el Gobierno español negó categóricamente que pudiera desviarse gas argelino a Marruecos y puso en marcha un programa especial para evitar tal posibilidad.

Con total transparencia, Marruecos podrá transportar GNL en barco al mercado internacional, descargarlo en una planta de regasificación en la península y luego utilizar el gasoducto del Magreb para llegar a su territorio.”, indicó el Ministerio de Transición Ecológica, a través de la voz de la vicepresidenta Teresa Ribera. Insistió en que el gas comprado por Marruecos no vendrá de Argelia. Sobre todo porque Argelia decidió cerrar unilateralmente en octubre de 2021 los grifos de sus gasoductos que suministran gas natural a España.

Este cierre obligó a España a aumentar significativamente sus compras de gas offshore, lo que supuso finalmente un cambio histórico en su lista de proveedores, tras depender de Argelia durante más de medio siglo. Mientras tanto, Estados Unidos se convirtió en el primer país en vender gas natural a España. La reapertura del gasoducto en Marruecos compensa una pérdida con otra.

Tras 25 años de funcionamiento, GME ha cerrado sin perspectivas realistas de reapertura a corto o medio plazo. Argelia, a pesar de que garantiza al ejecutivo español los suministros estipulados en los contratos con las energéticas españolas, especialmente con el mayor comprador Naturgy, no deja de ser un cliente menos fiable donde las relaciones comerciales pueden transcurrir sin desconfianza. Es así, uno no puede tener ssentimiento de seguridad, certeza o firme esperanza cuando se trata de alguien que no esTener más lealtad. Para ello, el régimen de Argel es la elección perfecta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *