🌱 La importancia de los animales para la regeneración natural de los bosques

Ante la crisis climática que atravesamos actualmente, la iniciativa de plantar árboles para compensar nuestro impacto ambiental y así participar en la restauración de los paisajes forestales toma cada vez más impulso en el mundo. Pero según un nuevo estudio científico, no hay que olvidar que los animales también juegan un papel importante en la regeneración natural de los bosques. Sin embargo, como recordó la COP15 sobre biodiversidad, para diciembre de 2022, más de un millón de especies (animales y vegetales) están hoy en peligro de extinción…

Los bosques son importantes para el clima, la biodiversidad y las personas, pero ¿por qué son tan malos en todo el mundo? Cambio climático, deforestación intensiva, cambio de uso del suelo, fenómenos climáticos y meteorológicos extremos… Esta respuesta no debería sorprender a nadie porque es un problema que surge a menudo, muy a menudo.

Según el último informe publicado por la FAO, titulado “El estado de los bosques del mundo” (edición 2022), los bosques son un recurso de importancia mundial y cubren el 31% de la superficie terrestre, pero la deforestación provocó la pérdida de 420 millones de hectáreas de bosque entre 1990 y 2020. “La tasa de deforestación está disminuyendo, pero aún se eliminaron 10 millones de hectáreas de bosque cada año durante el período 2015-2020. Entre 2000 y 2020 se perdieron alrededor de 47 millones de hectáreas de bosque primario”.decía el informe.

En un nuevo estudio científico, publicado en la revista The Royal Society, un equipo internacional de investigadores examinó el importante papel de los animales en la restauración forestal. Para hacer esto, basaron su investigación en un conjunto de datos único a largo plazo del bosque natural Barro Colorado Monumento en Panamá, que está bajo la supervisión del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI).

La isla de Barro Colorado y sus cinco penínsulas circundantes brindan fácil acceso a la selva tropical de las tierras bajas del centro de Panamá. La isla de 1.560 hectáreas se formó cuando se creó el lago Gatún en 1914, que es el corredor principal del Canal de Panamá.

“Casi 100 años de datos climáticos, cuatro décadas de monitoreo ambiental y el establecimiento en 1980 de la primera parcela a gran escala para el monitoreo a largo plazo de los bosques tropicales brindan herramientas importantes para comprender cómo están cambiando los bosques tropicales y quiénes viven a través del tiempo. »dice el sitio web del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Dado que esta región ha sido estudiada específicamente por los biólogos de STRI durante aproximadamente un siglo, el equipo de científicos pudo profundizar su investigación utilizando datos de varias décadas. Dado que esta es un área donde hay poca caza o tala, los resultados del estudio brindan datos precisos sobre la dispersión de huesos de animales en una serie de bosques en regeneración durante un período de 20 a 100 años después de su abandono.

No debemos descuidar el papel de los animales…

En los últimos 50 años, las poblaciones mundiales de vida silvestre han disminuido en casi un 70 % y, como era de esperar, los humanos son los principales culpables.

La COP15 sobre biodiversidad, liderada por China, que tuvo lugar en Montreal en diciembre, culminó con la adopción del Marco Global de Biodiversidad Kunming-Montreal (GBF) por parte de los 196 Estados miembros del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Este último se divide en cuatro objetivos principales y 23 acciones específicas a alcanzar para 2030, uno de los cuales es proteger el 30% de la tierra y los océanos del planeta.

“Cuando hablamos de restauración forestal, la gente suele pensar en salir y cavar hoyos y plantar plántulas”explicó Liza Comita, profesora de Ecología de Bosques Tropicales. “Realmente no es una forma muy rentable o eficiente de restaurar los bosques naturales. Si tienes un bosque intacto y preservado cerca, y tienes animales que dispersan semillas, puedes lograr la regeneración natural, la vida, que es más barata y requiere menos mano de obra”. enfoque intensivo. »

Este estudio luego reveló que los animales son extremadamente importantes para la recuperación de las especies de árboles porque llevan diferentes tipos de semillas en áreas anteriormente deforestadas. De hecho, un cierto número de plantas, conocidas como zoocoros, se reproducen gracias al transporte de las semillas de los animales, por ejemplo las que quedan atrapadas en el pelo o quedan incluso en las heces.

Es por eso que el equipo de investigación estudió cuidadosamente la proporción de especies de árboles distribuidas por cuatro grupos de animales: mamíferos no voladores, pájaros grandes, pájaros pequeños y murciélagos.

Según los resultados del estudio, la dispersión de mamíferos no voladores y aves grandes es fuerte y aumenta a medida que el bosque envejece, mientras que la dispersión de aves pequeñas tiende a disminuir a medida que los bosques cambian. La prevalencia de especies dispersas de mamíferos no voladores, entre edades de bosque, contrasta con los resultados de otros estudios. De hecho, los investigadores explicaron que los mamíferos no voladores generalmente están presentes en cantidades reducidas en los bosques debido a la pérdida de hábitat, la fragmentación o la caza…

Es cierto que Barro Colorado presenta una situación particularmente privilegiada, por lo que la dispersión de los huesos de mamíferos no voladores y aves de gran tamaño es muy importante dentro de este estudio. La presencia de grandes extensiones de bosques preservados contiguos a bosques secundarios jóvenes, baja caza y alta redundancia funcional entre dispersores representan un contexto favorable para esta especie animal.

La redundancia corresponde a la posibilidad de que una sola especie vegetal se disperse a través de varios modos de dispersión.

“No tenemos datos de las dos primeras décadas de regeneración forestal, por lo que no podemos probar la importancia de la dispersión de semillas por parte de mamíferos no voladores y otros dispersores durante este período. Sin embargo, debido a las características naturales bien conservadas de nuestra área de estudio y los bajos niveles de perturbación desde el abandono, las especies expulsadas por los mamíferos no voladores pueden haberse generalizado después del abandono”.dijeron los investigadores del estudio.

Como indica el estudio, a menudo, las especies de árboles de semillas pequeñas, dispersadas por pequeños pájaros, murciélagos y el viento, colonizan áreas agrícolas abandonadas. La formación del dosel fomenta la llegada de aves y mamíferos más grandes que, a su vez, traen especies de árboles con semillas más grandes.

Sin embargo, en cuanto a la dispersión de los murciélagos -importantes auxiliares- los resultados de los muestreos no son muy concluyentes. Los investigadores explicaron que la contribución de los murciélagos puede haber ocurrido durante los primeros 20 años de regeneración que no se pudo estudiar. Otros estudios indican que la dispersión de semillas por pequeños pájaros y murciélagos es muy importante.

Y finalmente, la tasa de regeneración del bosque natural depende del contexto del paisaje. Este último tiene un efecto sobre las interacciones entre los dispersores y las fuentes de semillas. Por ejemplo, en áreas completamente deforestadas con pocas especies de plantas, la continuación de las interacciones es lenta y muy dependiente del viento (especialmente para especies de plantas anemócoras que se reproducen por dispersión de sus semillas en el aire),…, pero también murciélagos y pequeños . aves. Por el contrario, en los sitios rodeados por grandes áreas de bosque, las interacciones se recuperan más rápidamente y el movimiento de semillas generalmente lo realizan aves más grandes y mamíferos no voladores, pero también aves pequeñas y murciélagos. .

… y bosques tropicales

Los bosques tropicales juegan un papel importante en la regulación del clima global y sustentan una gran diversidad de plantas y animales. En estos bosques, más del 80% de las especies de árboles son dispersadas por animales. Por lo tanto, es interesante e importante comprender cómo los diferentes animales dispersores de semillas contribuyen a la restauración forestal y qué variables del paisaje determinan la abundancia de fuentes y dispersores de semillas.

“En estos ambientes tropicales, los animales son primordiales para la rápida recuperación de los bosques”dijo Estrada-Villegas, becaria postdoctoral en la Escuela de Medio Ambiente de Yale, quien recientemente se unió a la facultad de la Universidad del Rosario en Bogotá, Colombia.

La dispersión de huesos de animales es importante para la restauración de los bosques tropicales porque permite mantener la diversidad de plantas y acelerar la regeneración.

Para concluir, los investigadores sugieren que los aspectos de la dispersión de semillas deben monitorearse durante la restauración de los ecosistemas forestales para evaluar la recuperación de las interacciones entre especies. Aseguran que los resultados servirán como hoja de ruta para la regeneración natural de los bosques.


Derechos de reproducción de texto

Todos los derechos reservados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *