Cómo Plabennec se convirtió en especialista de la Copa de Francia

Este sábado, el Stade Plabennecois (N3) escribirá una nueva página en su historia en la Copa de Francia ante el Grenoble, en octavos de final. Plabennec y la Copa, una innegable historia de amor de los años 90.

Copa de Francia (16º final). Plabennec (N3) – Grenoble (L2), sábado (18:00 h)

Plabennec y la Coupe de France es una historia de amor. Están solos. Un amorío cuya llama se ha extinguido un tanto desde hace unos años. Y que volvió a encender este año en una incandescente 32ª final ganando al Vannes (2-0).

La 16ª final anunciada, el sábado en Kervéguen contra el Grenoble (Ligue 2), promete ser, esta vez de nuevo, un auténtico momento de comunión.

Los Plabennecois están acostumbrados a estos cursos. Desde 1990 y una derrota en los dieciseisavos ante el Burdeos, el club de Finisterre ha estado ocho veces en los dieciseisavos, cuatro veces en los octavos de final (el 5 fue el sábado), y una vez en los octavos de final, en 2010, en Auxerre (derrota 4-0). Suficiente para hacer de esta localidad de más de 8.500 habitantes una auténtica vanguardia. “Cuando voy al Congreso de los Alcaldes y digo de dónde vengo, siempre me contestan: ‘¡Ah, el fútbol, ​​la Copa! “”, dijo la alcaldesa de Plabennec, Marie-Annick Créac’hcadec.

Niza, EL momento en Plabenneco

En el pueblo, el bar Le Kop, regentado por los padres de Théo Guillou, el centrocampista del club, es el vínculo entre las epopeyas del pasado y la aventura de hoy. Aquí los jugadores se reúnen antes de cada partido, pero también para asistir a los sorteos de las rondas finales. Aquí también se entronizaron los últimos vestigios de la primera 32ª final del club, en 1990. Una botella de vino de Burdeos detrás del mostrador donde aparece el equipo Plabennecoise en la etiqueta.

En el bar Le Kop, una botella de vino de Burdeos con la marca Stade Plabennecois mantiene vivo el recuerdo de la epopeya de 1990. (Foto Romain Leroux)

Un momento fundacional. Como esta epopeya de 2010 y esta 32ª final ganada al Niza, antes de otra victoria, fuera, al Nancy, entonces en la L1. “La belleza es el momento más grande en la historia del club para mí”, dijo Hervé Foll, el presidente en ese momento. Movilizamos a 500 personas para quitar la nieve el día anterior y los agricultores llevaron los camiones de la cadena de televisión al estadio.

Hervé Foll, expresidente y ahora locutor del Stade Plabennecois, aún recuerda la 32ª final contra el Niza.
Hervé Foll, expresidente y ahora locutor del Stade Plabennecois, aún recuerda la 32ª final contra el Niza. (Foto de Romain Leroux)

“La gente todavía me habla de este partido porque todos estaban allí”, recordó el delantero Jean-Michel Abiven. Estábamos detrás de un gol de Loïc Rémy al comienzo del partido, pero ganamos 2-1, con 2.000 personas en el estadio. mientras que en la liga solo teníamos 400″.

“Me temo que este entusiasmo ha desaparecido, pero contra Vannes ha vuelto, es una fiesta de pueblo”, se regocija Hervé Foll. “En cada evento, hay gente aquí”, confirmó Théo Guillou. Hice una 8ª final de la Copa Nacional de Fútbol Sala en 2016, había 600 personas en la sala”.

“Conocí el club gracias a la Copa”

Pero el entusiasmo del público por sí solo no puede explicar tal repetición de la Copa. “Con una o dos excepciones, todos nuestros jugadores son hombres locales. El vínculo, que vemos en Concarneau o La Montagne, está ahí, observa el presidente Michel Pommelec. Es el apego que te permite superarte en los partidos difíciles”. Durante la victoria número 32 en la final contra el Reims (en 2013), estaba detrás de la portería, y recuerdo el gol de la victoria de Steven Coat como si fuera ayer, recordando a Loann Guégan, jugador y entrenador del club. Conocí el club gracias a eso. El ADN Plabennecois sale en estos momentos, la lucha, el sacrificio, todos esos valores que tratamos de inculcar a nuestros jóvenes”. partido en Vannes, sus ojos se abren como platos al mirarnos”, confirma Théo Guillou. “Cada generación se basa en las anteriores”, dice Steven Coat, quien ahora dirige la práctica.

Steven Coat, ex mediocampista del club de 2006 a 2022, ahora es el responsable de la formación juvenil del club.
Steven Coat, ex mediocampista del club de 2006 a 2022, ahora es el responsable de la formación juvenil del club. (Foto de Romain Leroux)

“Ahora somos un grupo de amigos”

Para Jean-Michel Abiven, esto también se explica por “una vida bastante increíble en el vestuario que significa que hemos logrado hazañas, especialmente contra la Ligue 1. Pasamos más tiempo con nuestros compañeros que con nuestras familias, entre el viaje del entrenador y los cuatro entrenamientos semanales”.

Una dimensión bien entendida por el nuevo entrenador, Nicolas Cloarec, también especialista en cursos largos en el US Concarneau. “El grupo se movió mucho con la amenaza de bajar a R1. El entrenador puso tareas, ollas durante toda la semana. Bebimos cerveza juntos. Ahora somos un grupo de amigos”, dijo Guillou.

Centrocampista de la formación de Nicolas Cloarec, Théo Guillou ha decidido quedarse en el club a pesar de la amenaza de descenso a la Regional que se cierne sobre el club este verano.
Centrocampista de la formación de Nicolas Cloarec, Théo Guillou ha decidido quedarse en el club a pesar de la amenaza de descenso a la Regional que se cierne sobre el club este verano. (Foto de Romain Leroux)

Un grupo de amigos a punto de escalar una nueva montaña, Grenoble, residente de la Ligue 2. “Para nuestra generación, cada vez que un club profesional asistía a la Copa en Plabennec, ganábamos”, dijo Coat. No hay razón, entonces, para que la historia de amor termine.

Toda la actualidad de la Copa de Francia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *