Arzobispo Shomali: los cristianos están “fortalecidos” por los ataques contra ellos

La profanación del cementerio protestante en Mount Zion fue el último episodio de odio contra los cristianos a principios de enero. En Jerusalén, las Iglesias se unen para condenar los ataques que les hacen miembros de la comunidad ultraortodoxa, como nos explicó Monseñor William Shomali, Vicario General del Patriarcado Latino de Jerusalén.

Entrevista realizada por Delphine Allaire – Ciudad del Vaticano

Las iglesias cristianas en Jerusalén expresaron su consternación. Se volcaron cruces, se destrozaron tumbas: en total, una treintena de tumbas fueron profanadas a principios de enero en el cementerio protestante de Mount Sion, que se encuentra junto a la Ciudad Vieja. El cerro contiene el Cenáculo y la tumba atribuida al rey David. Las tensiones allí son agudas.

Pintadas insultantes, muestras de falta de respeto, actos de vandalismo, algunos judíos ultraortodoxos muestran a diario su desprecio por los cristianos y la llegada del nuevo gobierno israelí, que permite franjas extremistas de israelíes, está causando cierta preocupación, especialmente entre los cristianos. iglesias



El arzobispo Hosam Naoum, arzobispo protestante de Jerusalén, en la tumba de su predecesor.

Monseñor William Shomali, Vicario General del Patriarcado Latino de Jerusalén, vuelve para Vatican News sobre la naturaleza de los actos cometidos contra los fieles de Jerusalén.

Hay ataques que comienzan con simples hábitos hasta que se vuelven insoportables. Durante las procesiones de nuestros patriarcados -armenios, ortodoxos, católicos, latinos- hacia el Santo Sepulcro, a veces los judíos fundamentalistas vuelven la cabeza para no ver la cruz. A veces escupen en el suelo o en el clero que pasa. Sucedió que un sacerdote armenio fue golpeado en la calle. El cementerio protestante ha sido atacado recientemente, pero esto no es raro, especialmente en el Monte Sión, donde se encuentran la tumba de David y el Cenáculo. Hay una repetición de actos de vandalismo: el órgano de los padres benedictinos fue quemado sin previo aviso. Escribimos graffitis de noche, deseando la muerte de cristianos, palestinos, árabes… La mayoría de las veces, los autores de estos hechos no son atrapados, quedan libres. Pero después del ataque al cementerio protestante de Mount Zion, dos jóvenes israelíes ultraortodoxos fueron arrestados, nadie sabe qué les está pasando ahora.

¿Hay una evolución en las acciones realizadas, los autores son siempre los mismos?

Todos provienen del mundo ultraortodoxo. En Jerusalén son relativamente numerosos porque representan el 20% de los judíos en Israel. Las personas de las que provienen los actos anticristianos son miembros de esta comunidad, pero no se puede generalizar y decir que todos los ultraortodoxos se comportan de esta manera. Generalizar es decir cosas inexactas. Pero aun así, algunos ultraortodoxos son agresivos. Fui testigo de esto una vez durante el día de la bandera de Israel. Estábamos pasando, el patriarca, el obispo emérito y yo, y un joven israelí, probablemente un colono, le dijo al obispo Marcuzzi en hebreo: “No perteneces aquí, vete a casa”. Nos ven como extraños. Creen que Jerusalén es de ellos y tenemos que irnos. Tiene una mentalidad exclusivista.

Su odio es claro, pero ¿podrán lograr su fin? ¿Crean un clima de inseguridad o miedo entre los cristianos?

Condenamos estos actos. Hay declaraciones de iglesias que los condenan. Los cristianos no están contentos con lo que están haciendo, pero no dan miedo hasta que dejan sus hogares. Siguen yendo al Santo Sepulcro, o van a rezar todos los domingos porque es muy raro tener un ataque físico, sigue siendo una falta de respeto o de educación. Los cristianos no le tienen miedo. Es molesto pero no obliga a la gente a irse. La razón por la cual los cristianos se van es mucho más profunda que eso. Se trata principalmente de una cuestión de la situación política en general, o de cuestiones económicas. Son hechos más graves que escupir en una procesión o hacer pintadas, pero en los medios de comunicación estas pintadas o profanaciones en un cementerio tienen una gran repercusión, mientras que a un cristiano que emigra, no le prestamos mucha atención -discutir

El primer ministro Benjamin Netanyahu acaba de formar el gobierno más derechista en la historia de Israel, ¿es esto un factor de miedo para usted?

Esto no es solo motivo de temor para los cristianos, sino para todos los palestinos e incluso para los israelíes seculares o ‘modernos’ que no practican, y la mayoría de los israelíes no practican. No rezan, no ayunan según la ley de Moisés, comen normalmente y no siguen la ley del Kosher. Pero, ya sabes, los judíos seculares viven más en Tel Aviv, mientras que los ultraortodoxos viven más en Jerusalén. Así las dos ciudades se convirtieron en dos polos opuestos. Recientemente hubo manifestaciones -100.000 personas en Tel Aviv- para protestar contra las maniobras del nuevo gobierno ultraortodoxo que empezó haciendo leyes muy estrictas desde el punto de vista religioso e incluso reemplazando jueces para poner jueces del mismo partido que los ultras. . No atrae a los judíos normales, por lo que el miedo, la ansiedad está en todas partes, no solo en el lado cristiano.

¿Cómo han reaccionado las iglesias cristianas a los ataques recientes? ¿Cómo pueden participar en la construcción de un clima más pacífico?

Es cierto que tales ataques nos fortalecen en el sentido de que nos unen. Nos reunimos, hablamos entre nosotros, hacemos declaraciones en contra de estos ataques, e incluso el lado musulmán viene a apoyarnos. Ayer los líderes de Al-Aqsa, los grandes líderes musulmanes de Jerusalén, acudieron al obispo anglicano para mostrar su solidaridad con las iglesias protestante, luterana y anglicana, tras la profanación del cementerio protestante. Así crea un espíritu de solidaridad entre aquellos que se sienten oprimidos y agredidos.

¿Qué esperan las iglesias del estado de Israel, independientemente de su afiliación política?

Recuerdo cuando el Papa Benedicto XVI vino a Jerusalén: pronunció un discurso maravilloso sobre la convivencia y el hecho de que Jerusalén es una ciudad para todos. Los cristianos estamos abiertos a una solución que otorgue a Jerusalén un estatus especial, e incluso con garantías internacionales para proteger la libertad de conciencia y la libertad de culto. Lo que queremos como cristianos es que la ciudad esté abierta a todos: cualquier persona de las tres religiones monoteístas tiene derecho a venir a rezar a Jerusalén ya visitar los lugares santos. Y todos deberían respetar la historia de los demás porque hay tres historias, tres formas de contar la historia de la ciudad: una historia judía, una historia cristiana y una historia musulmana. A veces las historias convergen ya veces divergen. Cada uno debe respetar la presencia del otro, pero los judíos ultraortodoxos no tienen esta apertura, el respeto por el otro. Quieren que todos sean libres y Jerusalén solo para los judíos. Pero debemos respetar la historia de los demás. Queremos que prevalezca esta idea de que Jerusalén es para todos. Además, el municipio de Jerusalén tiene esta creencia. Para Navidad, el alcalde de la ciudad nos invitó y nos mostró lo acogedora que es Jerusalén para todos sus visitantes. Esto es hermoso. Me gustó, pero debería ser una realidad diaria y todos pueden orar sin lastimarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *