de las mujeres iraquíes están creando sus pymes

publicado el miércoles 25 enero 2023 a las 04:40

Rodeada de telas y máquinas de coser en su taller “Iraqcouture” en Bagdad, la iraquí Alaa Adel emprende su viaje de lucha para superar sus carencias y los prejuicios contra las mujeres que tanto pesan en su país si donde terminó imponiendo su propia marca. .

En Irak, un país que apenas se recupera de cuatro décadas de conflicto, las mujeres empresarias aún son muy escasas. “Las costumbres y tradiciones que los confinan a roles domésticos y educativos” dificultan su impulso, explicó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en un informe de octubre de 2022.

Alaa Adel, de 33 años, experimentó esto. Graduado de la Universidad de Bagdad con especialización en moda y diseño, tuvo la idea de crear su propia casa.

Pero su viaje está lleno de trampas.

“Me acerqué a patrocinadores y organizaciones que apoyan el arte y la cultura. Pero mi idea fue sistemáticamente rechazada porque no tenía experiencia en el diseño de proyectos”, dijo en su estudio ubicado en el distrito Kerrada de Bagdad.

Trampa adicional: en un Irak donde reina el sector público, el sector privado aún es embrionario, lo que hace que los pasos para crear un negocio sean más tediosos y largos.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sector público emplea al 37,9% de la fuerza laboral iraquí, una de las tasas más altas del mundo.

-“Confianza”-

Pero gracias a la fundación iraquí The Station y su programa “Ra’idat” (Emprendedores), financiado por la Embajada de Francia en Bagdad, Alaa Adel consiguió la formación que le dio “confianza” para emprender su proyecto.

Su sueño se hizo realidad el pasado verano con la creación de su marca “Alaa Adel”, que financió con un préstamo.

Sin embargo, su mayor temor no tiene nada que ver con el mundo corporativo. Cuando empezó, tuvo que lidiar con el prejuicio sexista de algunos proveedores del mercado textil de Bagdad, que eran extremadamente reacios a hacer negocios con una mujer.

A nivel personal, la falta de guarderías públicas también lo frenó. Una escasez relacionada con la tradición de que las mujeres iraquíes quieren quedarse con sus hijos hasta que vayan a la escuela. Alaa superó el desafío porque su familia cuidaba de sus dos hijos cuando ella trabajaba.

Pero Alaa es una excepción en Irak.

“Hay alrededor de 13 millones de mujeres en edad laboral” en Irak, “pero solo un millón de empleos”, argumentó la OIT en un informe de julio de 2022. La OIT destacó la “baja” tasa de participación de las mujeres iraquíes en el mercado laboral con “10,6 % frente al 68% de los hombres”.

En el mundo del trabajo, las mujeres iraquíes activas suelen ser maestras o enfermeras. Algunos, rara vez, están en la policía o en las fuerzas armadas.

– “Apoyo a la mujer” –

Shumoos Ghanem es propietaria de un negocio de alimentos saludables y la iniciadora de la iniciativa “Mujeres iraquíes en los negocios”. Y para él, la raíz del problema es la “discriminación” de las mujeres en el Irak contemporáneo. Los hombres “dominan en muchos sectores, mientras que las mujeres quedan relegadas a los márgenes” del mundo profesional.

La madre de un hijo, Shumoos, de 34 años, brinda asesoramiento profesional a las mujeres a través de Internet. La mayoría de sus interlocutores son “madres que llevan mucho tiempo fuera del mundo laboral y no saben cómo volver a entrar”, explica. “Se preguntan si la sociedad los aceptará después de una larga ausencia”.

El propio Shumoos tuvo una amarga experiencia con el sesgo de género. “La primera vez que fui a los proveedores me resultó complicado. Había muchos hombres a mi alrededor”, recordó, citando sus “preocupaciones” sobre los riesgos de ser “acosada”.

Hoy, Shumoos maneja su marca desde casa. ¿Su sueño? “Tener mi propio restaurante de adelgazamiento. Quiero que sea un lugar de apoyo a las mujeres que quieren trabajar en este sector”, dice.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *