¿Cortar un árbol en el Bois de Vincennes por el bien del bosque? Protesta de asociaciones

Hacía mucho frío el martes, en el Bois de Vincennes. Con botas para algunos, los niños CE1-CE2 de una escuela junto al río blandían palos y herramientas de jardinería, ocupados en replantar árboles. Es una operación para traer algo de biodiversidad al bosque, explicaron agentes de la División Maderera de Vincennes, que supervisa la operación.

“Pero cortan todos estos árboles que funcionan tan bien, y todos los demás ahora recibirán el viento en la cara”, irrumpió Marie-Noëlle Bernard, del Grupo Nacional de Monitoreo de Árboles, a los agentes. Este experto en seguros que ha sido el referente local de la asociación para la protección de los árboles, ha venido a demostrar 20 minutos los muchos “cortes claros” hechos por la Ciudad de París en el bosque, que le preocupaban.

“Cuando deforestamos, matamos el alimento animal”

¿Son estos cortes justos y necesarios para preservar el bosque? Esta es la cuestión importante que divide a las dos asociaciones ecologistas, entre otras, por un lado, ya la Ciudad de París por el otro. Según un documento que 20 minutos obtenidos, la administración prevé realizar “raleos” -definidos por la administración como una “operación de cultivo selectivo que reduce gradualmente el número de tallos mediante la dosificación de una mezcla de especies”- o “claros” -cualquiera de las operaciones que tiene como objetivo eliminar competencia de algunas especies según la administración – en 49 y 16 hectáreas respectivamente para el año 2022-2023.

La cantidad de árboles talados es considerada excesiva y peligrosa para el futuro del Bois de Vincennes por el National Tree Monitoring Group, que considera que el raleo no es más que la tala rasa de árboles: “Cuando deforestamos, matamos la comida de los animales”. , el espacio viviente. de vida silvestre que necesita ser escondido y alimentado”, explicó el referente local. En promedio, entre 2006 y 2020 se “ralaron” unas 18 hectáreas cada año, según el plan de manejo arbóreo 2021-2035, menos de lo estaba prevista para el año 2022-2023, pero para Aurélia Chavanne, ingeniera forestal en el Bois de Vincennes, esto se debe a que “durante 4 o 5 años las operaciones de corte involucran a los árboles más grandes, ya que estos son árboles que crecieron después del huracán de 1999 , pero estas son las mismas prácticas.

Documento “20 Minutos” capturado, detallando la tala de árboles para el año 2022-2023. -ALABAMA

Cortes de árboles centenarios

En un artículo escrito en febrero de 2022, el naturalista Etienne Piéchaud se muestra preocupado por estos recortes, creyendo que conducen a una “pérdida de biodiversidad”, deplorando una “implacabilidad con el abedul y el sauce de Marsault”. Estos últimos árboles son útiles para aves migratorias insectívoras como el Chiffchaff, señaló, mientras que Bullfinches o Redpoll comen semillas de abedul. El naturalista también dijo que los esquejes se hicieron en lugares donde vivía una planta débil y rara en Ile-de-France, la cebolla albarrana de dos hojas. Y agregó que hemos ido a talar árboles centenarios.

En el sitio, los cortes mostrados en 20 minutos tener un efecto devastador. “Tenemos la impresión de que cayeron algunos proyectiles”, comentó Marie-Noëlle Bernard. En algunos lugares, no quedan árboles. En otros, solo han sobrevivido uno o dos ejemplares. Operaciones preocupadas en medio del calentamiento global: “Con la clara reducción que están haciendo, la temperatura de la madera va a subir, y de hecho en los suburbios y de París, porque la madera enfría la capital. Un árbol maduro captura 25 kg de CO2 por año, ¡así que todas estas reducciones son menos CO2 capturado! exclamó Marie-Noëlle Bernard.

Otro ejemplo de tala denunciado por el National Tree Monitoring Group en el Bois de Vincennes.
Otro ejemplo de tala denunciado por el National Tree Monitoring Group en el Bois de Vincennes. -ALABAMA

¿Recortes para el futuro?

A todo esto, ¿cuál es la respuesta del ayuntamiento? Que estos recortes están hechos para el futuro. “Estos espacios se mantienen para permitir su sostenibilidad a largo plazo. Introducimos otras especies porque eso es lo que sustenta el bosque a largo plazo. Requiere una intervención”, explicó Christophe Najdovski, teniente de alcalde de París que gestiona la reforestación de espacios públicos. , espacios verdes y biodiversidad.

Con las 57 hectáreas de “raleo” o “desmonte” previstas, quiso dar tranquilidad: “No es porque estás interfiriendo con 57 hectáreas que estás rasurando 57 hectáreas. Sí, efectivamente hay una disminución de la deforestación, pero es temporal. ¿Tenemos que intervenir como ahora? Estamos listos para discutirlo. Pero una madera necesita ser preservada, no podemos dejar estos espacios sin intervención humana. »

Los agentes de la División Bois de Vincennes que encontramos por casualidad en la zona, y que estaban constantemente en el suelo con los árboles, tenían la misma visión. “La política que tenemos es tener tantas especies como sea posible. Muchos robles cayeron durante el temporal, aquí el arce casi ha crecido y lo vamos a arrancar para poner en su lugar robles, castaños, carpes, tilos, cerezos. .. Es lindo tener variedad de especies: el cerezo es de interés para las abejas, como el tilo”, explicó un agente, que no quiso dar su identidad. Continúa: “En caso de ataques de patógenos, como la enfermedad del carbón de arce, si tenemos otras especies pueden resistir el choque”. “Promover la regeneración forestal, promueve la sostenibilidad, ese es nuestro trabajo”, completó Michel a su lado.

Dos filosofías

¿Quién está equivocado, quién tiene razón? Para la GNSA, que denuncia un Bois de Vincennes que se ha convertido en un “Central Park”, estos recortes son “una apuesta de futuro en riesgo”. “No pedimos que un bosque esté a disposición del hombre, es el hombre quien se pone a sí mismo a disposición del bosque”, continúa Marie-Noëlle Bernard, mientras que Christine Nedelec, presidenta de France Nature Environnement Île-de-France, esencialmente citando al botánico Francis Hallé “Aprendamos a no hacer nada más. »

Pero Christophe Najdovski confía en sus agentes: “Es insultante culparnos porque no sabemos qué es un ecosistema, tenemos ingenieros silvícolas, saben hacer su trabajo. Confío en los técnicos y en sus resultados”, dijo. destacando los resultados del plan de manejo arbóreo 2006-2020, que según él “permitió aumentar la superficie forestal en 58 hectáreas”.

El último plan fue votado casi por unanimidad por funcionarios electos y expertos de todos los lados, dijo el diputado, lamentando un solo voto desfavorable, de France Nature Environnement. 20 minutos no ha obtenido, en la fecha de publicación del artículo, la confirmación de este voto, que debería ser objeto de un informe de la región Ile-de-France.

Una votación que no impedirá que las dos asociaciones se manifiesten el sábado, a las 14 horas en Montreuil, estación de metro Croix de Chavaux, hasta Bagnolet, para decir “alto a la masacre de árboles”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *